Guerrilla gardening: ¿qué es?

¿Qué es la Guerrilla Gardening?

El cultivo subversivo en España y en el mundo

En los últimos tiempos, gracias al creciente éxito de las redes sociales, esta práctica se ha hecho cada vez más popular, implicando a jóvenes y mayores, estudiantes y trabajadores.

Pero, ¿en qué consiste realmente la Guerrilla gardening? Vemos qué es y cómo puede marcar la diferencia.

Qué es

La Guerrilla gardening es un movimiento internacional de cultivo subversivo. Nació en Nueva York y luego se extendió por todo el mundo, llegando también a España.

El objetivo de este movimiento es luchar contra la degradación y el abandono de muchas zonas de la ciudad mediante los llamados “ataques verdes”, verdaderos ataques de jardinería con bombas de por medio. Pero no te equivoques, ¡son bombas de semillas!

La acción característica de este grupo es arrojar pequeños paquetes de papel que contienen semillas, fertilizantes y tierra en zonas que, por una u otra razón, no están siendo desarrolladas o utilizadas de ninguna manera. A menudo se trata de solares en desuso, parterres estériles, a veces tejados.

Llegado a este punto sólo hay que esperar a que el agua de la lluvia disuelva los paquetes de papel y verás la magia. Para facilitar este mecanismo, hay que tener cuidado en la elección de las semillas a lanzar.

En esta fase es importante dar prioridad a las semillas de especies autóctonas, que pueden echar raíces y sobrevivir sin demasiada dificultad, ya sean flores u hortalizas.

A pesar del carácter subversivo del movimiento, en contra de lo que podría pensarse, está formado por ciudadanos de todo tipo, desde jóvenes estudiantes, pasando por madres con sus hijos, hasta ancianos jubilados.

Pero el “flower bombing” no es la única estrategia de la guerrilla verde. También participan en el mantenimiento de parterres, setos, arbustos y plantas que ya existen pero están descuidados.

Lee también: Propagación del cáñamo con semillas y esquejes: diferencias

Guerrilla gardening en España

Como en muchos otros países del mundo, también en España, sobre todo con el creciente desarrollo de las redes sociales, este movimiento ha sacudido las conciencias de los ciudadanos y los ha motivado a actuar de forma autónoma, interviniendo en aquellas situaciones que, en última instancia, conciernen a todos, pero que no son responsabilidad de nadie, como la degradación de ciertas zonas urbanas, en este caso.

La entrada a una zona urbana degradada

También en España, esta interesante revolución pacífica implica a personas de todo tipo. Se trata de jóvenes, ancianos, amas de casa, desempleados y médicos. Se organizan, algunos en grupo y otros de forma independiente, y van a mejorar la ciudad en la que viven, para acercarla a la idea de una ciudad que imaginan, en la que no sea necesario recorrer kilómetros para percibir la paz interior que sólo el contacto con la naturaleza puede transmitir.

Y no se trata de una consideración romántica, sino de la base de diversos estudios científicos, que confirman que la exposición a la naturaleza, la posibilidad de acceder o incluso sólo ver parques o zonas verdes con facilidad, tal vez incluso desde la propia casa, reduce significativamente los niveles de ansiedad, estrés y depresión, regulando considerablemente la tendencia a tomar decisiones de forma impulsiva, en lugar de consciente.

Por lo tanto, esta misión conlleva valores muy importantes, más o menos intencionados, como salvaguardar el bienestar psicológico de la comunidad, pero no sólo.

Guiados por el principio de que el entorno que nos rodea tiene una gran influencia en los individuos que viven en él, los activistas verdes animan a la gente a cuidar su territorio, revigorizando el deseo de participar y animando a la gente a responsabilizarse de él, de hecho, promoviendo con fuerza la vuelta a la práctica de la agregación social fundamental que parece haberse perdido por el camino en los últimos tiempos.

Volviendo a una dimensión más práctica de la cuestión, hay muchos grupos en España que practican el cultivo subversivo siguiendo estos ideales. Están repartidos por todo el país y llevan nombres muy imaginativos que evocan claramente sus actividades: los “Guerrilla Gardening” de Madrid son un ejemplo, así como la ” Jardinería de Guerrilla ” de Oviedo.

Lee también: Cosecha de autoflorecientes: ¿los pistilos dan la señal?

¿Quiere seguir su ejemplo? Así es

El primer consejo útil que hay que seguir, sobre todo si se trata de la primera experiencia como guerrillero verde, es sin duda elegir una zona cercana a casa, para facilitar las operaciones de mantenimiento y, sobre todo, para disfrutar directamente de los beneficios que, una vez florecida, aportará.

Otra forma de poner en marcha actividades de este tipo podría ser implicar al ayuntamiento o a quien corresponda, solicitando ayuda para identificar las zonas adecuadas y, como es lógico, autorización para proceder. No olvidemos, de hecho, que empezó como un movimiento subversivo y esto podía significar a veces actuar de forma ilegal.

Identificar las zonas que necesitan cuidados y estar dispuesto a proporcionarlos es un gesto noble, pero ignorar los deseos de los propietarios puede no ser tan noble.

Efectos de la jardinería de guerrilla

Para concluir

El Guerrilla gardening, que comenzó como una protesta contra el abandono de los espacios urbanos en Nueva York, se ha extendido rápidamente por todo el mundo, involucrando a personas de diferentes edades, situaciones sociales y profesiones, pero que comparten los ideales que este movimiento representa.

Recalificación de espacios descuidados, agregación social, cultura de la belleza y amor y respeto por la naturaleza.

Aunque el cultivo está prohibido en Italia, la compra y posesión de semillas de cannabis con fines de recolección es perfectamente legal. ¿A qué esperas? Visita nuestra tienda SensorySeeds y descubre las numerosas variedades de semillas disponibles.