El estrés térmico en el cáñamo: cómo reconocer el problema y cómo solucionarlo

Las causas y los remedios del estrés térmico en el cannabis

Cuáles son las causas del estrés por calor en el cánabis y cómo se deben tratar

Desde que las semillas de marihuana germinan hasta que se cosechan, la planta pasa por dos fases principales: la vegetativa y la de floración. A lo largo de su vida, las plantas de cáñamo pueden sufrir diversos problemas causados por el exceso de fertilización, el riego excesivo, el suministro deficiente de nutrientes o, incluso, el estrés térmico.

En las siguientes líneas conocerás cuáles pueden ser las causas del estrés térmico, cómo se manifiesta y cómo se puede evitar.

¿De qué puede provenir el estrés térmico en el cáñamo?

¿Cuándo sufre el cannabis esta condición particular? Pues bien, aunque las bajas temperaturas son el enemigo de la planta y se desarrolla mejor cuando el clima es suave, el calor excesivo puede causar problemas a su bioquímica.

El estrés térmico no sólo está relacionado con el exceso de luz y calor al que están expuestas las plantas, sino también con otros aspectos. En los cultivos al aire libre, por ejemplo, el problema surge cuando las plantas están expuestas a la luz solar directa y las temperaturas superan los 30 °C. Además, si la humedad del aire y del sustrato es baja, les cuesta activar el mecanismo de defensa conocido como “transpiración”.

Estrés térmico del cannabis

Otro factor que puede promover y acelerar el estrés térmico es la presencia de quemaduras por exceso de fertilización o por deficiencias nutricionales. En ambos casos, las plantas se llevan la peor parte porque no están en un estado de salud óptimo.

En cambio, en el cultivo de interior, además de los problemas ya mencionados, el estado del cannabis puede verse agravado por una mala ventilación del entorno cerrado o una iluminación artificial excesiva. Antes de entender cómo se puede prevenir o remediar este problema (que, además de limitar el crecimiento y la productividad de las plantas, puede amenazar su supervivencia), veamos cómo se manifiesta.

El signo más característico de una planta de cáñamo que sufre estrés térmico es la presencia de hojas rizadas hacia arriba. Las partes de la planta que primero muestran estos síntomas son las más altas y periféricas (ya que están más expuestas a la luz directa); en ellas también se pueden ver manchas marrones o amarillas. Estos signos son bastante frecuentes durante la fase vegetativa, mientras que durante la fase de floración el cáñamo puede mostrar otro síntoma, es decir, la formación de nuevos brotes y hojas. Se trata de una especie de mecanismo de autodefensa que las plantas ponen en marcha para intentar sobrevivir.

Lee también: Carencia de fósforo en el cáñamo: cuáles son los síntomas y los remedios para este desequilibrio de nutrientes

Estrés por calor del cáñamo: cómo actuar al aire libre

En el cultivo al aire libre, hay que adoptar ciertos trucos para evitar que el calor y la luz estresen a las plantas, especialmente en lugares donde el clima es tórrido. En primer lugar, es importante programar el riego adecuadamente y regar las plantas en las horas más frescas, es decir, a primera hora de la mañana o por la noche. De hecho, al regar las plantas en las horas en que hay picos de calor y sol, se corre el riesgo de que las gotas de agua acaben en las hojas y atraigan la luz.

Pero esto no es suficiente.

Durante las horas más calurosas, sería útil resguardar las plantas de los rayos del sol. Por eso es aconsejable no cultivar las plantas de cáñamo directamente en el suelo, sino en macetas, para que puedan estar resguardadas cuando les dé el sol. Si esto no es posible, se puede considerar la posibilidad de crear una cubierta temporal (una lona o tela) que sirva para proteger las plantas durante las horas más calurosas del día.

Demasiada luz y calor no son buenos para el cáñamo

Cómo prevenir el estrés térmico del cáñamo en los cultivos de interior

Para cultivar cannabis en interior y evitar problemas de estrés térmico, es importante disponer de ciertos equipos y gestionarlos adecuadamente. Cuando sea necesario proporcionar luz artificial a las plantas, es esencial que las lámparas se coloquen a la distancia adecuada para evitar que reciban demasiado calor.

En lugares más cálidos, incluso manteniendo las fuentes de luz a una distancia adecuada, se puede crear un entorno demasiado caliente para el cáñamo. En algunos casos, puede bastar con utilizar lámparas LED, que producen menos calor que las demás.

Si esto no es suficiente, es necesario ventilar el invernadero con ventiladores y -si es necesario- con un sistema de extracción para asegurar un cambio de aire que evite el sobrecalentamiento del ambiente. En algunos lugares, sin embargo, las temperaturas exteriores pueden ser tan altas que el trabajo de los ventiladores es insuficiente. Por lo tanto, para evitar exponer las plantas al estrés térmico, sería una buena idea climatizar la sala (al menos en los momentos más críticos).

Lee también: Leche de cannabis: cómo se prepara y cuáles son sus efectos

En conclusión

En este artículo hemos explicado el fenómeno del estrés térmico en el cáñamo de forma sencilla y concisa y hemos expuesto los métodos utilizados por los cultivadores para prevenirlo y contrarrestarlo. Sin embargo, le recordamos que en España es ilegal plantar semillas autoflorecientes, semillas de floración rápida y semillas feminizadas sin autorización.

En consecuencia, si te apasiona el cannabis y quieres comprar semillas online, debes saber que sólo puedes hacerlo con fines de coleccionismo. En Sensoryseeds tenemos una amplia gama de semillas certificadas de todo tipo. Venga a descubrirlos en nuestra página web.