Carencia de fósforo en el cáñamo: cuáles son los síntomas y los remedios para este desequilibrio de nutrientes

Síntomas y remedios para la carencia de fósforo en el cáñamo

Aquí se explica cómo reconocer una de las deficiencias más problemáticas de las plantas de cannabis

El cáñamo es una planta con mil propiedades que capta el interés de mucha gente, incluidos los aficionados que compran regularmente semillas de marihuana coleccionables en Sensoryseeds. Aunque el cultivo del cáñamo es ilegal en España -salvo en algunos casos especiales-, muchos aficionados a la planta sienten gran curiosidad por los problemas inherentes a esta práctica.

En este artículo, hablaremos de la importancia del fósforo para el cáñamo, de las causas y los signos de una carencia de fósforo y de las posibles soluciones.

Cómo reconocer la carencia de fósforo

El fósforo es uno de los nutrientes más importantes del cáñamo: estas son sus principales funciones

Tanto en la fase vegetativa -que comienza cuando las semillas de cannabis son llevadas a la germinación- como en la fase de floración, las plantas de cannabis necesitan una variedad de nutrientes para crecer sanas. Los más importantes son el manganeso, el calcio, el magnesio, el potasio y, por supuesto, el fósforo.

Este elemento es de crucial importancia para el cannabis como para muchas otras plantas, ya que cumple funciones vitales. Además de ser esencial para la fotosíntesis, el fósforo desempeña un papel primordial en el desarrollo del cáñamo en todas sus fases; de hecho, fortalece las ramas y las raíces, contribuye a la producción de proteínas y otras estructuras y favorece la formación de inflorescencias y semillas. Además, un suministro adecuado de fósforo preserva la calidad y la salud de los arbustos al aumentar su resistencia a las enfermedades.

En definitiva, es un mineral que nunca debe faltar en el cultivo del cáñamo. Sin embargo, puede ocurrir que, por diversas razones, las plantas no reciban o no asimilen la cantidad adecuada de fósforo, con consecuencias que comprometen su desarrollo y a veces su supervivencia.

Afortunadamente, la carencia de fósforo en el cannabis se manifiesta con síntomas bastante evidentes. Veamos cuáles son.

Lee también: Leche de cannabis: cómo se prepara y cuáles son sus efectos

Signos de una posible carencia de fósforo y posibles causas

Cuando una planta de cáñamo empieza a sentir los efectos de un suministro insuficiente de fósforo, se nota sobre todo en las hojas, especialmente las más viejas. ¿Cuáles son estas hojas? Los situados en la parte inferior de la planta. Empiezan a aparecer en ellas manchas de color verde oscuro, azulado o morado. Además de cambiar de color, las hojas tienden a endurecerse y arrugarse. Los tallos también pueden mostrar signos de sufrimiento al volverse rojizos.

La carencia de fósforo se atribuye a menudo a una fertilización insuficiente o inadecuada, pero lo cierto es que las causas de esta situación pueden ser varias. Ciertamente, el abono del suelo en el que se cultivan las plantas con fertilizantes que no contienen la cantidad adecuada de fósforo es uno de ellos; sin embargo, antes de sacar conclusiones precipitadas, hay que descartar otros posibles factores desencadenantes.

Uno de los más frecuentes es un nivel de pH fuera de los parámetros ideales. El cáñamo, de hecho, necesita un pH de entre 6,2 y 7,0 (en el caso del cultivo hidropónico entre 5,5 y 6,2), ya que de lo contrario no puede asimilar correctamente el fósforo y otros nutrientes vitales. La temperatura también puede provocar desequilibrios en los niveles de fósforo del cannabis; por debajo de los 15°C las plantas pueden tener dificultades para absorber las cantidades correctas de este y otros elementos. Lo mismo ocurre cuando los minerales y las sales del sustrato se acumulan en las raíces.

Ante cualquiera de estos escenarios, hay que saber qué hacer para resolver la situación y cuidar las plantas.

Nutrientes para el cáñamo

Cómo remediar la carencia de fósforo en el cáñamo

Si, tras la aparición de los signos típicos de la carencia de fósforo, se pone de manifiesto que el pH del suelo no es correcto, la acción que hay que llevar a cabo es restablecerlo lo antes posible. En algunos casos puede ser útil cambiar el sustrato, pero también recurrir a un enjuague, es decir, un lavado del suelo y de las raíces de las plantas con una gran cantidad de agua de pH equilibrado. Esto equilibra el pH y elimina el exceso de sales y minerales de las raíces.

Cuando, por el contrario, las temperaturas no son óptimas, es importante tomar medidas para que las plantas no vean perjudicado su desarrollo y crecimiento.

En ausencia de otras condiciones que puedan dificultar la asimilación del fósforo, una carencia sólo puede deberse a la falta de éste en el suelo. Por lo tanto, la solución es utilizar un abono con una buena concentración de este mineral, pero evitar invertir la situación y dar un exceso de fósforo a las plantas.

Otro truco útil es regar las plantas adecuadamente, sin exagerar. De hecho, un exceso de agua podría causar problemas a las raíces, perjudicando su capacidad de asimilar los nutrientes del suelo, e -incluso- hacer que se pudran.

Lee también: Extracción de butano: los riesgos de este método para la producción de BHO

En conclusión

El fósforo es un elemento muy importante para el cáñamo y su cultivo. Sin embargo, si compras regularmente semillas feminizadas, semillas de floración rápida y semillas autoflorecientes en nuestro sitio, recuerda que su germinación podría dar lugar a plantas con un alto contenido de THC (principio activo psicotrópico); por lo tanto, su siembra es ilegal.

Nuestras semillas se venden exclusivamente con fines de recolección. ¡Descubre todas las cualidades disponibles en Sensory Seeds!