Extracción de butano: los riesgos de este método para la producción de BHO

Los riesgos de la extracción de resina de cannabis con butano

En qué consiste este método de extracción de resina de cáñamo y por qué no es seguro

En el maravilloso mundo del cannabis hay muchos aspectos interesantes y nunca faltan las novedades. En el blog de Sensoryseeds, web líder en la venta de semillas autoflorecientes, semillas feminizadas y semillas rápidas, no sólo se habla de las características de los distintos tipos de semillas de marihuana, sino también se abordan temas relacionados con la planta y sus derivados.

En este artículo queremos darte a conocer un método de extracción de resinas de marihuana y advertirte de los riesgos que conlleva.

Resinas de cáñamo

Cómo extraer la resina de cannabis con el butano

Cuando uno piensa en resina de cáñamo, automáticamente se relaciona con el hachís. Este derivado del cannabis se produce desde tiempos inmemoriales mediante técnicas muy antiguas de extracción de resina. En India, por ejemplo, se extraen frotando con las manos las inflorescencias de las plantas vivas y dándoles forma de pequeños óvulos; en el norte de África, en cambio, la tradición es desprender los cogollos de las plantas y golpearlos sobre un tamiz para prensar los tricomas en pequeñas tortas.

En ambos casos, no es posible obtener un producto libre de impurezas como restos vegetales, polvo e insectos. Sin embargo, desde hace algún tiempo está ganando popularidad una técnica de extracción de resina de cáñamo más refinada, mediante la cual se puede obtener un extracto de tricomas con valores de THC cercanos al 80%. Se trata de la extracción con el butano, y el derivado obtenido se llama Butane Hash Oil (BHO).

Para extraer las resinas puras del cannabis con este método, se colocan sus inflorescencias dentro de un tubo metálico (o de un recipiente de cristal); este tubo se coloca sobre un recipiente en posición vertical (con el extremo cerrado por un filtro hacia abajo). Desde la parte superior se introduce gas butano que, al pasar por la hierba, disuelve la resina y la transporta hacia abajo sin llevarse ningún otro residuo vegetal ni clorofila. Una vez completado el proceso, el gas se evapora del recipiente dejando sólo una resina de color dorado.

Desde que se introdujo, esta técnica ha estimulado la curiosidad de muchos aficionados al cannabis; sin embargo, todavía existen muchas dudas y perplejidades en torno a ella, no sólo por la peligrosidad de su aplicación, sino también por los riesgos que conlleva tomar su producto.

Lee también: Deficiencia de microelementos en plantas de cannabis: cómo se reconoce y qué remedios se aplican

La extracción “DIY”: una práctica muy peligrosa

El método de extracción con el butano ha sido muy criticado, especialmente en Estados Unidos, por su peligrosidad. Seamos claros, los laboratorios profesionales utilizan equipos con altos estándares de seguridad y el personal sabe cómo minimizar los riesgos. El problema surge cuando los aficionados intentan este tipo de extracción, ya que utilizan equipos rudimentarios y a menudo no se dan cuenta de los riesgos que corren.

De hecho, el butano es una sustancia altamente inflamable, lo que hace que todo el proceso sea bastante peligroso. No han faltado episodios de explosiones durante los intentos de extracción con el butano por parte de personas inexpertas que, tras ver tutoriales online, pensaron que podían hacer aceite de hachís de esta manera.

En resumen, esta práctica puede salir muy cara; en el peor de los casos, la vida. Pero los peligros asociados a la técnica de extracción no son la única razón por la que el BHO ha sido atacado. Esto es lo que más preocupa de este producto.

Extracción de aceite de hachís

El BHO y los riesgos asociados a su uso

El Butane Hash Oil tiene una gran ventaja: a diferencia del hachís, no tiene impurezas fuera de la planta o partes vegetales diferentes de la resina pura. Sin embargo, ten cuidado: no hay estudios que demuestran que no queda ningún residuo de gas tóxico en este producto. Un BHO extraído por un profesional no debería mostrar ningún rastro de butano porque se purifica al vacío; sin embargo, saber cómo se obtiene esta resina y no estar absolutamente seguro de que no tiene ningún rastro de gas no da mucha seguridad.

Además, el resultado de este método es una resina con un porcentaje de THC muy elevado. Antes hemos hablado de valores cercanos al 80%, casi cinco veces la cantidad de principio activo presente en una inflorescencia de cannabis. En una situación normal, la ingesta de una cantidad tan elevada de THC no es mortal, pero puede provocar efectos desagradables, y esta concentración hace que éstos se produzcan más rápidamente, incluso con una dosis muy baja.

Tomar este derivado no descarta situaciones incómodas como desmayos o enfermedades, por lo que no es una práctica segura en la actualidad.

Lee también: Microácaros y cannabis: cómo puedes proteger la marihuana de estas peligrosas plagas

En conclusión

En este artículo, arrojamos luz sobre esta técnica de extracción de tricomas del cáñamo y explicamos en qué consiste. También destacamos los diversos riesgos de este método en ausencia de instalaciones, equipos y experiencia profesional. En Sensoryseeds te desaconsejamos intentar extraer resina de las inflorescencias de la marihuana con esta técnica, no sólo porque es peligroso, sino también porque germinar semillas de cannabis está prohibido por la ley.

Las semillas a la venta en nuestra tienda online son sólo para coleccionistas. Echa un vistazo a nuestra amplia selección!