Secado del cannabis: 3 cosas que hay que saber

3 cosas que debes saber sobre el secado de cannabis

Estos son los secretos para un secado impecable de la marihuana.

Desde el momento en que los cultivadores de cannabis plantan sus semillas, su objetivo principal es obtener una cosecha de calidad.

Sin embargo, además de la fase de cultivo, también es importante prestar atención al secado del cannabis o se perderá el trabajo realizado anteriormente.

En este artículo te contaremos los pasos básicos que siguen los cultivadores de cannabis experimentados para obtener productos finales de calidad y libres de defectos o problemas.

Plantas de cannabis colgadas para secar

El secado del cannabis: qué es y por qué es importante

El secado del cannabis es un proceso de eliminación de la humedad del cultivo, y es necesario para poder consumir los productos resultantes y almacenarlos sin que se desarrollen mohos o podredumbres.

Además de lo anterior, el secado de la marihuana también es necesario para desencadenar varios procesos importantes de transformación de terpenos.

Entremos en los detalles.

Los cogollos frescos, siempre que puedas encenderlos (donde esté permitido), producen un humo amargo y tienen un perfil de terpenos de baja calidad. En cambio, los cogollos bien secados son ricos en sabor y fáciles de usar.

Tras el secado, los cogollos de cannabis también deben curtirse. El curtido consiste en mantener los cogollos de marihuana en recipientes cerrados durante unos 15 días.

Si la hierba no se seca correctamente o sólo se seca parcialmente antes del curtido, es muy probable que el producto se vea dañado por el moho y los patógenos durante esta fase.

Por lo tanto, es muy importante eliminar la humedad de los cogollos antes de consumirlos.

Ahora vamos a descubrir cómo secar el cannabis de forma impecable.

Lee también: Cómo obtener enormes cogollos de cannabis en 5 sencillos pasos

Procedimiento de secado del cannabis en 3 pasos básicos

Como se ha explicado en el párrafo anterior, además de elegir semillas de marihuana de calidad y cultivar las plantas con los cuidados adecuados, también es fundamental realizar un proceso de secado profesional para obtener buenos productos.

¿Qué es importante saber para llevar a cabo este proceso de la mejor manera posible?

Veamos los tres puntos cruciales.

Cosecha: la forma de cosechar marca la diferencia

Para secar los cogollos de cannabis, primero hay que cosecharlos.

Algunos cultivadores de cannabis prefieren cortar los cogollos directamente de la planta en el momento de la cosecha, mientras que otros prefieren cortar parte de las ramas y las hojas junto con los cogollos, y sólo separar las flores cuando el proceso de secado está completo.

¿Cuándo es mejor optar por un método y no por otro?

Tenga en cuenta que cuanto mayor sea el volumen de la planta adherida a las copas, más tiempo tardará en secarse.

Si el proceso de secado se lleva a cabo en un entorno muy caluroso y seco, conservar parte del material vegetal evitará que los cogollos se sequen demasiado rápido.

Si, por el contrario, la fase de secado tiene lugar en un entorno con un clima poco suave, es mejor optar para la “manicura” de los cogollos directamente en la planta para que el tiempo de secado no sea demasiado largo.

Ventilación: el secreto es la homogeneidad

Después de la cosecha, es el momento de encontrar el lugar adecuado para secar los cogollos.

Si las copas han quedado adheridas a las ramas, lo ideal es colgarlas.

Algunos utilizan alambres, otros perchas y otros crean estructuras especiales para este proceso: sea cual sea la forma que elija el canapicultor, el truco está en mantener las ramas bien separadas para que cada parte de ellas esté bien aireada.

Si ya se han cortado las puntas de la planta, la mejor opción es dejarlas secar en una red.

¿Por qué?

Una base como una red permite que el aire circule por toda la superficie de las flores, evitando que algunas zonas queden más húmedas que otras.

Básicamente, sea cual sea el método que elijas utilizar, el secreto está en crear un sistema de ventilación perfecto: si el aire llega a las flores por todas partes, podrán secarse de manera uniforme.

Secado lento: no hay que tener prisa

Para obtener cogollos de cannabis de calidad, con buenos aromas y la consistencia ideal, es fundamental esperar el momento adecuado.

Por regla general, el entorno de secado perfecto debe tener una temperatura de unos 21°C y una humedad de alrededor del 50%.

Cuando se trata de cogollos pequeños (los llamados cogollos de palomitas) el tiempo de secado será corto, mientras que los cogollos más grandes tardarán más en secarse completamente.

Hay que tener en cuenta que forzar el secado de las flores de cannabis supone cambiar sus aromas, a veces incluso hacerlos desagradables.

Si los cogollos de cannabis aún están adheridos a las ramas, se puede considerar que están listos cuando se desprenden con facilidad y no hay fibras vegetales aún frescas que resistan. Otra forma es intentar partir las ramas: si se rompen al flexionarlas, entonces la fase de secado debería haber terminado.

Cuando las flores ya se han desprendido del resto de la planta de cannabis, simplemente hay que esperar a que se sequen, pero hay que tener cuidado: no deben desmenuzarse en las manos (en cuyo caso estarían demasiado secas).

En cuanto al tiempo de secado, ten en cuenta que los cogollos más grandes tardarán unas dos semanas, mientras que los más pequeños pueden tardar tan sólo una semana.

Los cogollos se secan después del secado.

¿Es buena idea secar el cannabis al aire libre?

Por lo general, el secado del cannabis se realiza en el interior, y hay muchas razones para ello.

En primer lugar, en el interior puedes controlar la temperatura, la humedad y la ventilación: si la temperatura es demasiado alta, los cogollos se secarán demasiado rápido; si la humedad es demasiado alta y la ventilación es escasa, esto facilitará la aparición de moho y agentes patógenos.

Otra ventaja de los espacios cerrados es que pueden limpiarse y desinfectarse, por lo que una vez más limitan los ataques de patógenos.

En cambio, optar por secar el cannabis en el exterior puede acarrear varios problemas.

En primer lugar, existe el peligro de que los cogollos se deterioren tanto física como aromáticamente al exponerse a la luz solar, y luego está la cuestión del olor.

Durante la fase de secado del cannabis, el olor que emana de las plantas podría ser muy fuerte y, debido al viento, podría llegar a las casas o negocios cercanos, creando molestias.

En el interior, también sería posible limitar la propagación de los aromas de la planta mediante sistemas especiales de aspiración.

Lee también: Cómo secar la hierba rápidamente: 3 métodos eficaces

Para concluir

Como hemos visto, el éxito del secado del cannabis depende de varios factores.

En primer lugar, dependiendo de cómo se haya llevado a cabo la cosecha, la forma de secar los cogollos de cannabis también cambiará y, en segundo lugar, hay que asegurarse de secar los cogollos de cannabis en el entorno adecuado con un sistema de ventilación apropiado.

Dicho esto, esperamos que este artículo haya satisfecho tu curiosidad, y nos gustaría aprovechar esta oportunidad para invitarte a echar un vistazo a Sensoryseeds.es, nuestra tienda de semillas de cannabis online.

En Europa está prohibido cultivar y consumir marihuana, pero es posible comprar semillas con fines de recolección: elige tu genética de semillas favorita de nuestra gama y recíbela directamente en tu casa lo antes posible.

¡Te esperamos!