Quemadura de la hoja de cannabis: desencadenantes y prevención

¿Qué causa la quema de hojas de cannabis y cómo prevenirla?

Quema de hojas de cáñamo: descubra qué la causa, cómo reconocerla y prevenirla

Siempre hay algo que aprender sobre el mundo del cultivo del cáñamo. Incluso cuando los cultivadores de cáñamo prestan atención a cada paso del proceso de cultivo, desde la plantación de las semillas de cannabis hasta la floración, pueden encontrarse con algunos problemas. Una de las más frecuentes es la quemadura de hojas.

¿Cuál es la causa de este problema?

¿Cómo se puede remediar el aspecto de las hojas de cannabis quemadas?

.

Si eres un aficionado a la marihuana y quieres saber cuáles son los principales desencadenantes de este fenómeno, sigue leyendo, porque en este artículo te vamos a contar los tres principales.

Esto es lo que debes saber.

Hoja de cannabis amarillenta

Quemadura de viento: qué es, síntomas y prevención

Una de las causas más comunes de las quemaduras de las hojas de cannabis es el viento.

Siempre hemos dicho que a las plantas de cáñamo les gusta estar en un entorno ventilado, lo que es ideal para evitar la acumulación de humedad; sin embargo, cuando el viento golpea demasiado fuerte las plantas pueden estresarse. Los signos causados por el exceso de viento se denominan “quemaduras por viento” y pueden producirse tanto en cultivos de exterior como de interior debido a los ventiladores.

En realidad, este problema se da sobre todo en el último caso. En las estructuras cerradas, el espacio suele ser limitado y los ventiladores tienen que colocarse demasiado cerca de las plantas. Además, mientras que en el exterior el viento va y viene, en las salas de cultivo está presente todos los días y a todas horas.

La quemadura de viento es fácilmente reconocible. Suele afectar a las hojas más expuestas al aire, que acaban enrollándose y doblándose. Para ilustrar esto, piensa en unos dedos grandes y arrugados.

Para evitar que se produzca este problema, es importante planificar el espacio ya en el momento de plantar las semillas de marihuana. Hay que calcular de antemano tanto el espacio que necesita cada planta para crecer como el espacio para el equipo necesario.

Por ejemplo, para la misma cantidad de espacio será posible plantar más plantas autoflorecientes enanas que plantas sativas, que son mucho más voluminosas.

En el cultivo de interior, también es una buena idea utilizar ventiladores regulables con varios ajustes.

Lee también: Hongos de cannabis: qué son y cómo prevenirlas

Quemaduras leves: qué son, síntomas y prevención

Las hojas quemadas en las plantas de cannabis pueden ser el resultado de una exposición excesiva a la luz.

En este caso hablamos de la luz artificial, la de las lámparas instaladas en los cultivos de interior. Cuando el sistema de iluminación se coloca demasiado cerca de las plantas, tanto la luz como el calor son demasiado intensos y las plantas sufren.

Las quemaduras por luz y el estrés térmico en el cáñamo se reconocen por el hecho de que las hojas de la parte superior de las plantas se vuelven amarillas y marrones, mientras que las más alejadas de las lámparas permanecen verdes.

Este fenómeno sólo se produce en los cultivos de interior, ya que la luz del sol irradia de forma diferente en el exterior.

Para evitarlo, es aconsejable utilizar luces regulables o no demasiado brillantes o colocarlas más lejos de las plantas. Además, con la ayuda de ventiladores, debes procurar que las temperaturas interiores no sean demasiado altas (mejor mantenerlas en torno a los 25°).

Hojas de cáñamo quemadas

Quemaduras por nutrientes: qué son, síntomas y prevención

Otra causa de las quemaduras en las hojas es la sobrealimentación.

Sabemos que las plantas de cannabis necesitan un suministro adecuado de nutrientes para crecer. Pero quien piense que dándoles más abono de lo previsto se acelerará su crecimiento está muy equivocado.

Un exceso de nitrógeno, fósforo y potasio no es bueno para las plantas; las debilita y estresa hasta que empiezan a mostrar síntomas.

Los síntomas de los que hablamos son precisamente las quemaduras por nutrientes, que se reconocen porque las hojas de las plantas de cáñamo se vuelven marrones primero en las puntas y luego en toda la superficie. Además, las hojas tienden a enrollarse y volverse quebradizas tras el oscurecimiento.

Para evitar que se produzca este problema, es importante seguir las dosis de nutrientes estándar y asegurarse de que las plantas están adecuadamente iluminadas. Si las plantas están bien iluminadas, absorben muchos nutrientes, y viceversa.

Para resolver este problema, en primer lugar hay que interrumpir el suministro de nutrientes a las plantas y, en segundo lugar, medir con precisión los niveles de minerales en el sustrato.

Si la tierra está más que saturada de nutrientes, puede ser una buena idea aclararla con agua destilada de pH equilibrado. Después, sin embargo, es esencial asegurarse de que el agua drene y no se quede estancada en el fondo, pues de lo contrario un problema se convertirá en otro: la putrefacción de las raíces.

Lee también: Planta madre de cannabis: qué es, ventajas y selección

Para concluir

En este breve artículo hemos hablado de las principales causas de las quemaduras de las hojas de cannabis y de las mejores tácticas de prevención.

Esperando que este artículo informativo haya satisfecho tu curiosidad, te invitamos a visitar nuestra tienda online Sensoryseeds.

En nuestra tienda dedicada a la venta de semillas de cannabis coleccionables, puedes encontrar muchas de las mejores genéticas. Todo lo que tienes que hacer es elegir los productos que deseas y te los entregarán directamente en la puerta de tu casa en muy poco tiempo.

¡Te esperamos!