Cannabis nativo: qué es y cuáles son las cepas más importantes

¿Qué es el cannabis autóctono?

Aclaremos el significado del cannabis nativo y descubramos cuáles son las genéticas más famosas

Si eres fan del cannabis y las semillas de marihuana es probable que en tu tiempo libre te deleites en buscar información, anécdotas y curiosidades sobre esta planta. Es posible que hayas leído algo sobre el cannabis autóctono, pero nunca has tenido la oportunidad de profundizar en el tema.

En este artículo descubrirás a qué se refiere cuando se habla de cannabis autóctono, cuáles son sus principales características y cuáles son y dónde crecen las variedades más importantes.

Cannabis autóctono: qué es

Cannabis autóctono: qué es y por qué se llama así

La categoría de cannabis autóctono incluye todas las cepas naturales que han crecido de forma independiente y se han desarrollado sin intervención humana en áreas geográficas específicas. A partir de estas especies se originó toda la genética creada por los criadores a lo largo de las décadas y su preservación es muy importante. De hecho, solo manteniendo las características químicas de las cepas nacidas espontáneamente y capaces de adaptarse a diferentes condiciones climáticas es posible dar vida a nuevas variedades no contaminadas por híbridos.

Muchas de las especies autóctonas que hoy conocemos fueron descubiertas en los años 70 y 80 cuando los pioneros del cannabis comenzaron a vagar por el mundo en busca de nuevas cepas para descubrir sus características, peculiaridades y, por supuesto, propiedades. Otro objetivo de estos curiosos era encontrar nueva genética para incluir en sus cultivos; no en vano, los especímenes de especies nativas fueron recogidos y llevados a otros continentes.

En este punto es necesario hacer una aclaración: una planta de cannabis, para ser autóctona, debe permanecer en su territorio. El término autóctono, de hecho, indica una especie animal o vegetal nacida y desarrollada en una determinada zona geográfica. Los especímenes sacados de sus lugares de origen no se clasifican como nativos, sino como reliquias. Esto se debe a que la composición del sustrato en el que nacieron y las condiciones climáticas a las que se adaptaron para sobrevivir de forma independiente forman parte de su estatus.

Por lo tanto, el mero hecho de ser llevados a un lugar diferente donde su supervivencia depende del hombre los priva de esa definición.

Lee también: Siembra de cannabis: por qué (y cómo) la luna afecta al crecimiento de las plantas

¿Cuáles son las características que distinguen al cannabis nativo?

Con toda la genética creada con la hibridación de varias especies reconocer una cepa de marihuana y distinguirla de otras se ha vuelto cada vez más difícil. Solo los criadores y entusiastas más experimentados pueden dar a cada planta el nombre correcto, al igual que un buen sommelier puede reconocer un vino sin mirar la etiqueta.

Las plantas nativas, sin embargo, tienen diferencias sustanciales en comparación con esos cultivares, o los cultivados por el hombre. Veamos cuáles son. Para empezar, las cepas que crecen espontáneamente se distinguen por la diversidad de:

  • compuestos fitoquímicos;
  • tamaño de la hoja;
  • Color.

Además, son mucho más inestables e inconsistentes, así como menos productivos. A la luz de esto, es posible que te preguntes por qué es tan importante que estas plantas continúen creciendo, ya que los híbridos tienen un mejor rendimiento aromático y una mayor productividad. Bueno, es muy simple: solo estos especímenes tienen genética pura, lo cual es crucial para desarrollar nuevas mezclas. Podríamos comparar las plantas de cannabis nativas con una base neutra sobre la que se pueden añadir diferentes sabores, olores y texturas.

Y luego no olvidemos la importancia de proteger la biodiversidad para el estudio de la capacidad de adaptación y supervivencia en los diversos entornos. En resumen, a estas alturas ya deberías haber entendido qué es el cannabis nativo y por qué es tan importante. En este punto vemos cuáles son las tres cepas autóctonas más famosas entre los aficionados a esta planta.

Planta de marihuana autóctona

Cannabis autóctono: el podio de las cualidades más importantes

Entre las cualidades más famosas del cannabis autóctono, el tailandés ocupa un lugar destacado. Como es fácil de adivinar por el nombre, esta genética crece espontáneamente en Tailandia. A partir de esta cepa de Cannabis Sativa se originaron híbridos muy conocidos por los consumidores de marihuana como Blueberry y Haze, nacidos como resultado de la exportación de recuerdos a los Estados Unidos. Desde un punto de vista aromático, esta marihuana recuerda el sabor del chocolate y la madera con toques cítricos, mientras que sus propiedades energizantes y estimulantes son muy apreciadas por artistas y creativos.

Otra cepa de renombre es la cepa afgana, que crece en las cadenas montañosas que atraviesan Pakistán, India y (adivina qué) Afganistán. Es una variedad Indica, por lo tanto, más pequeña que Sativa, pero el rendimiento aromático y la consistencia de sus inflorescencias compensan en gran medida este déficit. Sus cogollos, de hecho, son densos y repletos de resina y terpenos, y sus propiedades relajantes lo han ganado a muchos fanáticos.

La tercera cepa autóctona de la que os vamos a hablar también procede de Asia. El Hindu Kush crece en la misma área geográfica que el Afghani y es explotado por los pueblos indígenas para la producción de hachís. Esta genética es muy resistente y se adapta a condiciones ambientales extremas; además, abunda en tricomas y tiene una concentración media alta de thc, un factor que lo hace muy adecuado para su uso con fines terapéuticos.

Lee también: Aceite de cáñamo para la piel: ¿hay algún beneficio para el cuidado facial?

En conclusión

Para encontrar plantas autóctonas de cannabis, debes viajar a ciertas áreas geográficas. Las semillas de cannabis, en cambio, son mucho más fáciles de encontrar, también por el nada despreciable detalle de que, a diferencia de las inflorescencias, no son ilegales.

En SensorySeeds podrás encontrar diversas genéticas de semillas feminizadas, semillas de rápida floración y semillas autoflorecientes de calidad que podrás recolectar o utilizar en el ámbito culinario o cosmético.