Tricomas maduros: dónde están, cómo detectarlos y cómo entender que están listos.

¿Dónde se encuentran los tricomas y cómo saber cuándo están maduros?

¿Qué son los tricomas del cannabis y cómo entienden los agricultores que están completamente maduros?

Si eres fanático o fanática de la marihuana y de los productos como las flores y semillas de cannabis, seguro que tendrás grandes curiosidades por los tricomas, los productores de cannabinoides como el THC y el CBD. En particular, son los tricomas maduros los que despiertan gran interés en los productores y consumidores de cannabis, porque dan indicaciones muy importantes sobre las inflorescencias.

Sin embargo, encontrar información al respecto es muy difícil (también porque en España el cultivo de cannabis es un delito ilícito o penal según los casos, mientras que las semillas autoflorecientes, feminizadas y de floración rápida se pueden comprar para coleccionar).

Pero en Sensory Seed tenemos todos los datos necesarios para satisfacer tu curiosidad: al final de este artículo lo sabrás todo, absolutamente todo sobre el desarrollo y maduración de los tricomas.

¿Qué son los tricomas del cannabis?

Comencemos con la definición general de tricomas.

Los tricomas, del griego “crecimiento del cabello”, son pelitos delgados o apéndices que crecen en la superficie de plantas y protistas (organismos eucariotas que no son ni animales ni plantas ni hongos). El tricoma tiene diferentes funciones y puede tener diferentes estructuras: las más comunes son el cabello o las glándulas.

Hablando de glándulas, los tricomas de cannabis son pequeños crecimientos parecidos a hongos formados por un tallo y una glándula. Crecen en toda la superficie de la planta, algunos son visibles a simple vista, otros solo con una lupa o un microscopio, y realizan importantes funciones protectoras:

  • alejan los parásitos
  • atraen insectos beneficiosos
  • protegen el cannabis de los rayos UV, el frío, el viento y otros agentes atmosféricos

Todo esto es posible gracias a una resina particular producida por la estructura glandular; una resina pegajosa, extremadamente densa y aromática, que recubre la planta, pero sobre todo las flores de cannabis.

Flor de cannabis cubierta de tricomas

Los aromas atraen insectos beneficiosos y ahuyentan a los parásitos y otros depredadores, mientras que la gruesa capa de resina evita que los agentes atmosféricos dañen la planta y todos sus componentes.

Como la marihuana, los tricomas tienen su propio ciclo de vida: nacen, crecen, maduran y luego mueren.

Es precisamente sobre la fase de maduración que queremos centrarnos en las siguientes líneas, para explicarte por qué es tan importante para los cultivadores y cómo entender cuándo las glándulas están completamente maduras.

Lee también: Plántula: cómo gestionar esta fase en particular y qué problemas pueden surgir.

Tricomas maduros: ¿qué significa y por qué son importantes?

Como pudiste leer antes, los tricomas producen una resina que protege la planta de cáñamo y promueve su correcto desarrollo. Esta característica es muy importante para los cultivadores … pero hay más: la resina contiene terpenos y cientos de cannabinoides, incluidos THC, CBD, CBG y muchos más.

Los terpenos son moléculas que determinan el perfil aromático y gustativo de las flores de cannabis, mientras que los cannabinoides son los ingredientes activos que determinan los efectos de las flores y de la planta en general.

“Ok, pero ¿qué tiene esto que ver con los tricomas maduros?”, Debiste haber pensado.

¡Tiene mucho que ver! Cuando los tricomas están en el punto de perfecta madurez, los cannabinoides y terpenos están en su nivel más alto. Los cogollos (bud) de marihuana tienen un aroma embriagador, un sabor único y porcentajes muy altos de cannabinoides, especialmente THC.

Para los cultivadores de cannabis esta particularidad es fundamental: la mayoría de ellos van desde semillas de marihuana hasta recolectar flores aromáticas y sabrosas, ricas en THC y otros principios activos.

Pero, ¿cómo reconocer los tricomas maduros?

Cómo observar los tricomas y entender cuándo están maduros.

Flor de cannabis con tricomas maduros

La observación de los tricomas a simple vista puede ser muy difícil, pero factible si se enfoca solo en las flores, donde crecen los tricomas capitulados-pediculados, visibles al observar las flores de cerca. Sin embargo, es preferible utilizar una lupa para ver perfectamente los tricomas y su coloración.

De hecho, el color de las glándulas da a los agricultores información sobre el estado de maduración de los tricomas (y, en consecuencia, sobre los porcentajes de THC y otros cannabinoides): gracias a ello, los cultivadores pueden cosechar las flores en el momento más favorable.

En particular:

  • tricomas cristalinos pero transparentes indican que las flores aún no están maduras.
  • si los tricomas son en parte lechosos, de color blanco lechoso y en parte transparentes, indican que los cogollos están casi listos para la cosecha.
  • cuando los tricomas son en su mayoría lechosos y menos ámbar, es hora de cosechar las flores de cannabis para aprovechar al máximo la cantidad de ingredientes activos y terpenos.

¿Qué pasa si el cultivador pierde el momento adecuado?

Cuando la flor supera el estado perfecto de madurez, la mayoría de los tricomas adquieren un color ámbar y muy pocos quedan lechosos. 

La producción de cannabinoides cae drásticamente y el THC es reemplazado por otro cannabinoide no psicotrópico, CBN (cannabinol).

Lee también: Enfermedades del cannabis: causas, síntomas y cómo prevenirlas o tratarlas

En conclusión

Hoy aprendiste lo que significa el término “tricomas maduros”, cómo se reconocen y cómo se observan para comprender todos los signos.

Sin embargo, recuerda que en España no está permitido cultivar cannabis en grandes cantidades ni para finalidades lúdicas, aunque se pueden comprar semillas feminizadas , autoflorecientes y de floración rápida con el fin de recolectarlas.

¿Que estas esperando? ¡Compra las mejores semillas de BSF Seeds ahora en nuestra tienda online! ¡Te estamos esperando!