Plántula: cómo gestionar esta fase en particular y qué problemas pueden surgir.

La plántula: qué es, cómo manejarla y qué problemas pueden surgir.

Qué es una planta de cannabis y cómo la manejan los agricultores.

Después de germinar las semillas de cannabis, surgen las plántulas, que pasan por numerosas etapas, que incluyen el brote, la etapa vegetativa, la prefloración y finalmente la floración real.

Tras un cuidado adecuado, una semilla de cannabis germina produciendo una radícula y, posteriormente, dando vida a una pequeña plántula. Día tras día, la plántula continúa creciendo y, 5-7 días después de la germinación, desarrolla los primeros folíolos.

La etapa de plántula comienza aquí, es decir, desde el momento en que el brote comienza a desarrollar dos pequeñas hojas redondas llamadas cotiledones. Por lo tanto, una plántula autofloreciente, de floración rápida o regular se desarrolla después de la primera semana de vida del brote y se manifiesta con la brotación de dos folíolos (como era de esperar, el cannabis es una planta dicotiledónea).

Esta fase tiene una duración de unas 2 o 3 semanas, tras las cuales pasamos a la fase vegetativa; el momento varía según la variedad de cannabis (específicamente, las cepas de fast flowering y las semills autoflorecientes enanas tienden a ser significativamente más rápidas que las plantas nacidas de semillas feminizadas, pero de floración estacional).

Lee también: Enfermedades del cannabis: causas, síntomas y cómo prevenirlas o tratarlas

Pero, ¿qué necesitan las plántulas para desarrollarse adecuadamente?

Nutrientes, luz, temperatura y humedad ideales para plántulas de cannabis

Plántulas de cannabis

Los cultivadores de marihuana saben muy bien que las plántulas necesitan condiciones ambientales específicas para que prosperen y desarrollen una buena planta.

Precisamente, estas son las condiciones ideales para obtener plántulas de cannabis sanas y vigorosas:

  • Nutrientes: ninguno durante la primera semana, mientras que a partir de la segunda o tercera semana se puede comenzar con un fertilizante orgánico y ligero, en dosis bajas.
  • Temperatura entre 22 y 26 ° C.
  • Luz relativamente baja, no demasiado intensa (preferiblemente espectro azul, para cultivos de interior).
  • Fotoperiodo perfecto: 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad.
  • Riego: suave. Si la plántula está en una maceta, los productores a menudo optan por usar una botella rociadora para no “ahogar” las plántulas.
  • Humedad relativa alta, preferiblemente superior al 65% pero sin superar el 80%.
  • pH del suelo entre 6,5 y 7. Este aspecto es muy importante para que las plántulas puedan absorber del suelo todos los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Para cuidar las plántulas de forma impecable, también es necesario conocer los problemas más habituales del cannabis en esta etapa (para que se puedan prevenir o resolver lo antes posible).

Problemas habituales de la planta de cannabis en la etapa de plántula

La plántula de cannabis puede presentar problemas de crecimiento, principalmente debido a los siguientes factores:

  • Riego excesivo o insuficiente.
  • Maceta demasiado pequeña (lo que evita que las raíces se expandan).
  • Ingesta excesiva de nutrientes.
  • Suelo con mal drenaje (o demasiado).
  • pH incorrecto.
  • Temperatura demasiado alta o demasiado baja.
  • Luz excesiva o insuficiente (en el primer caso las hojas parecen quemadas, en el segundo crecen anémicas y blancas).

Estos problemas impiden que las plántulas se desarrollen correctamente, por lo que los cultivadores deben tener mucho cuidado para que el entorno de cultivo esté en las condiciones perfectas para favorecer un buen crecimiento de las plántulas.

En cualquier caso, si hay una ralentización en el desarrollo y por tanto la plántula no crece, basta con comprobar que la temperatura, el agua, el pH y otros factores son ideales para esta fase de crecimiento y, si se encuentran anomalías, tomar medidas decisivas.

Al hacerlo, las plántulas de cannabis se preparan sin problemas para la siguiente etapa (la fase vegetativa).

¿Cuándo pasa la plántula de cannabis de la etapa de plántula a la etapa vegetativa?

Transición de plántula a fase vegetativa.

La etapa de plántula suele durar entre 2 y 3 semanas, pero hay señales que les permiten a los agricultores saber que el cannabis finalmente ha alcanzado la etapa vegetativa.

Durante la segunda o tercera semana, los cotiledones comienzan a desarrollar una punta dentada y la plántula da a luz a otros folíolos.

Cuando las puntas dentadas de los folíolos llegan a 5 o 7, y el número de hojas se multiplica rápidamente y llega la fase vegetativa.

Esta etapa en particular representa el período de máximo desarrollo del cannabis, en el que se desarrollan hojas muy rápidamente y con abundancia y se muestran las primeras características sexuales, incluso si aún están inmaduras (los pistilos, en el caso de la planta femenina, o las bolsas de polen, en el caso de la planta masculina).

Lee también: Método Scrog (Screen of Green): las ventajas inigualables de esta técnica de cultivo.

En conclusión

La plántula de cannabis, o el brote con las primeras hojas inmaduras, es una fase de crecimiento de la marihuana muy importante para su correcto desarrollo.

El cultivador debe tener mucho cuidado de crear un ambiente perfecto para este período (ajustando la humedad, temperatura, pH y más) y verificar que el crecimiento de la plántula vaya bien.

¿Quieres comprar semillas de marihuana online?

Hacerlo es absolutamente legal, pero recuerde que en España hay restricciones a la hora de germinar estos productos, pero es seguro destinarlos únicamente a la colección.

¡Para comprarlos, visite SensorySeeds, nuestra tienda de semillas de marihuana BSF hoy! Te estamos esperando.