¿Cuáles son los síntomas de la falta de nitrógeno en las plantas de cannabis y cómo remediarlos?

Síntomas y remedios de la carencia de nitrógeno en la planta de cannabis

Puede parecer un asunto trivial, pero podría comprometer irremediablemente la cosecha.

Una de las principales causas de los problemas fitosanitarios son, sin duda, las carencias nutricionales.

Si has comenzado tu propio cultivo de cannabis o estás pensando en hacerlo – y vives en uno de los países donde está permitido por ley – no cometas el error de subestimar la falta de nitrógeno.

Este nutriente es crucial para el correcto crecimiento y desarrollo de las plantas, y su carencia puede hacer que se debiliten progresivamente y acaben muriendo.

Además, un suministro insuficiente de nitrógeno reducirá significativamente el rendimiento de su cultivo, y es bien sabido que la principal razón para cultivar cannabis es su valioso rendimiento.

¿Te imaginas la decepción que te invadiría si, después de semanas de cuidar con tanto esmero tus plantones, éstos amarillearan por completo y murieran justo antes de devolverte todos tus esfuerzos? Un escenario terrible, que con algunos trucos podrás evitar.

En este artículo explico por qué es crucial no subestimar el suministro de nitrógeno durante el crecimiento de las plántulas, cómo reconocer una deficiencia y qué hacer para salvar a tu querido cannabis.

Es crucial no subestimar el suministro de nitrógeno

¿Por qué es tan importante el nitrógeno en el cultivo de plantas de cannabis?

El nitrógeno es esencial para el correcto desarrollo de las plantas.

Una de sus funciones, de hecho, se refiere a la formación de clorofila que, como sabes, es indispensable para la fotosíntesis clorofílica.

Gracias a este proceso, las plantas son capaces de absorber la energía solar y transformarla en savia, un nutriente esencial para su supervivencia y crecimiento.

Además, es también a través de la fotosíntesis que la vegetación absorbe el dióxido de carbono del ambiente y lo convierte en oxígeno.

Como puedes ver, la carencia de nitrógeno puede ser decisiva para la vida de las plantas.

El nitrógeno es también uno de los componentes esenciales para la formación de varios elementos útiles -o mejor dicho, necesarios- para el desarrollo de las plantas: aminoácidos, enzimas, la mayoría de las coenzimas y células, por nombrar sólo algunos.

Por estas razones, comprendes que es realmente esencial prestar atención a proporcionar a tus plantas la cantidad adecuada de nitrógeno si no quieres verlas marchitarse poco a poco.

La carencia de nitrógeno, de hecho, es responsable de una importante ralentización del crecimiento y de una considerable reducción del rendimiento de sus cultivos, incluido el cannabis.

Lee también: Qué es el pineno y cuáles son los efectos beneficiosos de este terpeno contenido en el cannabis.

Pero, ¿cómo saber si las plantas muestran signos de carencia de nitrógeno?

El síntoma más fácilmente reconocible de la carencia de nitrógeno en las plantas vegetativas es claramente detectable al observar las hojas.

Los signos de deficiencia de nitrógeno son detectables en las hojas

En este caso, mostrarán varios cambios tanto de coloración como de forma. Hablando de color, si notas que las hojas empiezan a tomar tonos entre verde pálido y amarillo, tengo malas noticias para ti. Hay que actuar cuanto antes para evitar consecuencias mucho más graves.

El cambio de color es el primer signo de esta carencia porque, como he mencionado anteriormente, el nitrógeno tiene una correlación directa con la clorofila, que también es responsable de la típica coloración verde brillante de las hojas.

Si se descuida, la carencia de nitrógeno provoca un desvanecimiento progresivo del follaje hasta que se vuelve completamente amarillo, empezando por las hojas más viejas.

Posteriormente, puede provocar un marchitamiento progresivo hasta llegar a la necrosis del tejido.

Sin embargo, la carencia de nitrógeno también puede producirse durante la fase de floración. En este caso se puede detectar observando los tallos, que adquirirán un color violáceo. Además, notará una progresión muy lenta de las flores y un follaje débil y delgado.

Un estado avanzado de carencia de nitrógeno conlleva graves consecuencias, como la pérdida total del cultivo o, lo que es peor, la muerte de la propia planta, y eso no es ciertamente lo que tu esperas que ocurra, ¿verdad?

Pero, ¿la carencia de nitrógeno sólo afecta a las hojas?

Por desgracia, no. Las consecuencias de esta condición son responsables de importantes cambios en el sistema radicular también, aunque es más difícil darse cuenta de ello. Las raíces no son visibles.

Pero no te preocupes. De nuevo, las consecuencias del estado anormal de las raíces también afectarán a los brotes. Por lo tanto, prestando la debida atención, podrás darte cuenta de ello a tiempo.

Entrando en detalles, la falta de nitrógeno hace que las raíces crezcan más intensamente, expandiéndose en un intento de obtener las sustancias que necesitan. Como consecuencia de este gasto de energía a nivel de las raíces, los brotes serán pequeños y débiles.

¿Sabías que las raíces también reaccionan ante un suministro excesivo de nitrógeno? En este caso, las raíces reducirán su tamaño para limitar su absorción y evitar la intoxicación.

Si te pregunta cómo resolver el problema de la carencia de nitrógeno, en breve tendrás la respuesta.

¿Cómo se puede resolver la carencia de nitrógeno?

Remediar los daños causados por un suministro deficiente de nitrógeno es sencillo: ¡sólo hay que complementarlo!

Existen varias posibilidades y se dividen principalmente en abonos químicos o biológicos.

Los abonos químicos ya preparados y disponibles en el mercado actúan directamente sobre la planta, suministrándole las sustancias que necesita.

En cambio, los abonos biológicos son un asunto diferente. En este caso, no se trata de intervenir sobre la planta, sino sobre el entorno en el que crece, creando las condiciones ideales para su correcto desarrollo.

Para un cultivo de cannabis ecológico, este método es sin duda el único posible. De hecho, los fertilizantes químicos contienen nitrógeno en forma de nitrato o amonio.

Por supuesto, son productos que, al estar listos y ser de aplicación inmediata, ahorran tiempo y energía, pero ¿por qué recurrir a productos químicos cuando hay fuentes naturales de nitrógeno en la naturaleza?

Veamos juntos cuáles son:

  • los posos del café;
  • compost;
  • legumbres para cultivar junto al cannabis. Esta categoría de cultivos tiene la capacidad de absorber el nitrógeno de la atmósfera y transformarlo en una forma biológicamente disponible;
  • estiércol y guano de murciélagos o aves de corral.

Lee también: ¿Cómo saber cuándo está lista la hierba? 3 consejos para decidir cuándo cosechar el cannabis.

En conclusión, ¿cómo saber si las plantas de cannabis sufren una carencia de nitrógeno?

Las deficiencias de nutrientes son una de las principales plagas del cultivo de plantas.

En particular, un suministro deficiente de nitrógeno puede afectar gravemente al desarrollo de tus plantas de cannabis y, en consecuencia, a su rendimiento.

Si observas que las hojas han empezado a ponerse amarillas, asegúrate de complementar el nitrógeno del suelo con fertilizantes químicos disponibles en el mercado o considera alternativas orgánicas como el compost o el guano de murciélago.

Si estás interesado en aprender más sobre el mundo del cannabis, echa un vistazo a nuestra página web Sensoryseeds para encontrar las mejores semillas de marihuana coleccionables en el Espana.