¿Cómo saber cuándo está lista la hierba? 3 consejos para decidir cuándo cosechar el cannabis.

3 consejos para saber cuándo el césped está listo

Equivocarse en el momento de la cosecha significa perder semanas de trabajo.

Si has dedicado tiempo y atención al cultivo de tus plántulas de cannabis, es comprensible que el momento de la cosecha sea muy emocionante para ti.

Después de pasar semanas cuidándolas desde que eran pequeñas semillas hasta la floración, ha llegado el momento de disfrutar de los frutos de su trabajo. ¿O no?

Ver los grandes cogollos cargados de resina no es suficiente para darse cuenta de que ha llegado el momento de cosecharlos.

Apurarse en esta etapa puede significar una gran reducción del rendimiento, especialmente en lo que respecta a la calidad y la potencia de las flores.

Del mismo modo, esperar demasiado tiempo significa dar tiempo al THC para que comience el proceso de deterioro con consecuencias negativas en sus efectos. El subidón inducido en este caso tendrá, de hecho, más efectos sedantes de lo normal.

Una buena manera de evitar este tipo de error es, sin duda, atenerse a las directrices de las diferentes calidades de marihuana. De hecho, cada variedad tiene diferentes tiempos de floración. El cannabis índica, por ejemplo, suele florecer unas 8 semanas después de la germinación, mientras que las sativas tardan 2 semanas más.

Sin embargo, conocer bien la planta y saber interpretar los signos de maduración sigue siendo la mejor manera de determinar el momento adecuado para podar.
Pero, ¿cómo se puede entender esto? ¿A qué debemos prestar atención para no poner en peligro el trabajo de semanas con un solo gesto?

Hay tres aspectos en los que hay que fijarse y que son bastante fáciles de detectar: el color de los pistilos, el color de las hojas en forma de abanico y el aspecto lechoso y blanquecino de la resina.

Descubrámoslos juntos uno por uno.

Lee también: La hoja de marihuana: características y posibles usos.

1. El color de los pistilos se vuelve rojizo.

Esta operación es bastante sencilla, si se tiene un mínimo conocimiento de la anatomía de la planta. Si no es así, es posible que se pregunte en este momento:

¿cómo reconocerlos? Te lo explicaré enseguida.

Los pistilos parecen pequeños hilos que son fácilmente visibles a simple vista.
Su función es reproducir el cannabis y generan semillas, si la planta es polinizada por un ejemplar masculino.

Se encuentran en los capullos y pueden adoptar diferentes colores dependiendo, precisamente, del grado de madurez de las flores.

En la fase inicial de floración, su color tiende al blanco y con el paso de los días se vuelve rojizo y luego marrón. Así, observándolas, podrás saber si es o no el momento adecuado para cosechar las inflorescencias.

Si te das cuenta de que la mayoría de los pistilos todavía tienden a ser blancos, tienes que tener un poco más de paciencia. De hecho, el grado de madurez ideal se alcanzará cuando al menos la mitad de los pistilos sean rojizos.

Cannabis con pistilos en el grado de madurez adecuado

2. Las hojas en forma de abanico comienzan a volverse amarillas.

Reconocer las hojas de abanico, una vez más, es bastante sencillo. Son, de hecho, las hojas más grandes. Por regla general, el amarillamiento del follaje no es una buena señal.

Durante la fase vegetativa, ésta es la primera señal de que su planta no está creciendo bien. Probablemente se trate de un problema de poca o demasiada agua.

En cambio, en la fase de floración, el follaje amarillento es sinónimo de madurez. De hecho, las hojas reciben menos nutrientes y los ceden casi por completo a las flores.

Lee también: ¿El cannabis adelgaza? Sus efectos en el metabolismo.

3. La resina producida por los tricomas adquiere un color blanco lechoso.

Tricomas de cannabis

Los tricomas son pequeñas glándulas que se encuentran principalmente en las flores y las hojas adyacentes y son responsables de la producción de la valiosa resina, rica en terpenos y cannabinoides.

Los tricomas que se pueden encontrar en el cannabis son de diferentes tipos que se pueden clasificar en dos grandes subcategorías: tricomas glandulares y no glandulares.

Los tricomas no glandulares tienen la función de proteger a la planta de los depredadores y de los rayos UV.

Estas últimas, las glandulares pues, producen la resina que contiene a su vez diversos elementos, como terpenos, cannabinoides, terpenoides y flavonoides. Observándolos al microscopio, o incluso con una simple lupa, será posible identificar pequeñas protuberancias, los tricomas, que tendrán una pequeña esfera blanquecina, la resina, en la parte superior.

Como he dicho, es imposible evaluar el estado de maduración de los tricomas a simple vista, pero con la ayuda de una lupa de al menos 40-60x no deberías tener ninguna dificultad.

Observando los tricomas a través de la lupa, se puede seguir de cerca el proceso de maduración de las flores, que en una fase temprana tienen una resina transparente parecida al cristal. En este estado, la resina no es muy potente y por lo tanto no se debe proceder a la recolección.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, la resina se vuelve cada vez más turbia y lechosa, lo que significa que poco a poco se está acercando el momento perfecto para empezar a broncearse.

¿Qué aspecto tiene la hierba cuando está lista para ser cosechada?

Cuando la marihuana está finalmente en el estado de madurez adecuado, la resina de los tricomas es completamente turbia. Cuando lo mires, ya no podrás distinguir las bolitas transparentes, porque todas serán lechosas.

En este punto, puedes estar seguro de que tus cogollos están maduros y que el THC está en su máximo potencial. Por otro lado, esperar más tiempo significa dar tiempo a que los principios activos empiecen a deteriorarse, lo que en términos de efectos se traduce en un subidón más narcótico y sedante.

En conclusión, ¿cómo saber cuándo es el momento adecuado para cosechar la marihuana?

Si vives en un país que lo permite y has cultivado con cariño tus plantones de cannabis, imagino que no querrás arriesgarte a arruinarlo todo por cosechar en el momento equivocado, ¿verdad?

Entiendo tu impaciencia, pero elegir el momento adecuado para la cosecha es crucial. Como cualquier fruta, los cogollos de marihuana corren el riesgo de no estar maduros o de estarlo en exceso y, en cualquiera de los dos casos, las propiedades no se verán potenciadas sino comprometidas.

La fase de floración tiene una duración variable y durante este periodo las propiedades de la planta cambian. Ver las yemas no significa que hayan alcanzado el momento ideal de maduración.

Para saber si las inflorescencias están listas, puedes ayudarte observando tres aspectos de la planta: el color de los pistilos, que debe tender al rojo, el color de las hojas en forma de abanico, que empiezan a ponerse amarillas en el momento adecuado, y el estado de la resina, que estará lista cuando tenga un aspecto lechoso y deje de ser transparente.

Si tienes curiosidad por el mundo del cannabis, puedes echar un vistazo a nuestra web SensorySeeds, donde encontrarás las mejores variedades de semillas de marihuana coleccionables.