Lámparas para el cultivo de interior de plantas autoflorecientes: ¿cuáles utilizar?

Las lámparas más adecuadas para el cultivo interior de plantas autoflorecientes

¿Tienes curiosidad de qué lámparas son las más apropiadas para el buen desarrollo de la autofloración? Aquí está la respuesta

En el artículo anterior hablamos del fotoperiodo, de las plantas fotoperiódicas y de lo importante que es respetar ciertos ciclos de luz y oscuridad para favorecer su desarrollo.

En este artículo nos centraremos en las plantas autoflorecientes y autoflorecientes enanas, es decir, en las plantas de cáñamo que alcanzan la fase de floración aunque los ciclos de luz no cambien.

¿Cuáles podrían ser las mejores lámparas para cultivar plantas autoflorecientes en interior?

¿Cuáles son los trucos de los cultivadores de cannabis más experimentados?

Estos son los principales datos sobre el tema.

Cáñamo iluminado con lámparas LED

Cultivo de plantas de cáñamo autoflorecientes en interior: consejos de la lámpara

El cannabis autofloreciente comienza a florecer después de un cierto período, independientemente de la variación de los ciclos de luz y oscuridad. Sin embargo, esto no significa que las plantas nacidas de semillas autoflorecientes puedan vivir en la oscuridad; todas las genéticas de cáñamo dependen de la luz para el proceso de fotosíntesis.

Si alguna vez te has preguntado qué luz es la mejor para el desarrollo óptimo de las plantas autoflorecientes, al igual que con las plantas fotoperiódicas la respuesta es, sin duda, el sol. Sin embargo, incluso en el cultivo de interior se puede crear la iluminación perfecta para obtener plantas vigorosas y cogollos llenos.

Veamos cómo.

Para el cultivo de plantas autoflorecientes se puede utilizar una única fuente de luz durante todo el crecimiento de la planta; o se puede alternar entre diferentes fuentes de luz a medida que se pasa de la germinación, a la fase vegetativa y luego a la floración.

Las luces ideales para todo el ciclo de vida de las plantas autoflorecientes son los LED de amplio espectro. Estas lámparas son ciertamente caras, pero tienen un buen rendimiento y un menor coste de funcionamiento que las lámparas más antiguas (como las HID, o las lámparas de xenón).

Teniendo en cuenta que las plantas de cáñamo autoflorecientes tienen una fase vegetativa muy corta, algunos cultivadores de cáñamo prefieren utilizar lámparas HPS (de sodio), que son fuentes de luz naranja/roja.

Los cultivadores de cáñamo a los que les gusta seguir cada paso del crecimiento de la planta, en cambio, tienden a utilizar:

  • para plantas autoflorecientes recién nacidas (germinación): lámparas fluorescentes compactas (CFL);
  • para las plantas en fase vegetativa: bombillas azules (6500K), que son perfectas para estimular el crecimiento de la planta en términos de densidad;
  • para plantas en fase de floración: lámparas HPS con luz roja, que son ideales para la fase de floración, ya que estimulan la producción de cogollos más grandes y compactos.

Lee también: Fotoperiodo de las plantas: esto es lo que significa

¿Cuál es el mejor horario de luz para la autofloración?

Las plantas de cáñamo autoflorecientes son capaces de sobrevivir incluso cuando están expuestas a sólo seis horas de luz. Sin embargo, una mayor exposición a las fuentes de luz garantizará un mejor rendimiento y permitirá que los ejemplares cultivados sean más fuertes y vigorosos.

Inflorescencia de cáñamo iluminada por una lámpara

Entonces, ¿cuál es la fórmula correcta?

Descubramos las diferencias entre los tres principales programas utilizados:

  • Programa 24/24
    Algunos cultivadores de cannabis afirman que proporcionar a sus autoflorecientes una luz ininterrumpida (24 horas al día) les permite maximizar su crecimiento durante la fase vegetativa. Este programa optimiza los rendimientos finales y no requiere un temporizador, pero supone un gran gasto energético.
  • Programa 18/6
    Teniendo en cuenta que la fase vegetativa de las plantas autoflorecientes es bastante corta, proporcionarles luz durante al menos 18 horas les permitirá desarrollar una estructura sana y robusta. La pausa de seis horas, al mismo tiempo, permitirá a las plantas recuperar su energía (para muchos cultivadores de cannabis, esto es esencial para obtener cosechas de calidad). Este programa garantiza muy buenos rendimientos y supone un gasto energético mucho menor que el anterior. Para sacarle el máximo partido, necesitas un temporizador.
  • programa 12/12
    Este último programa es sin duda el más económico; sin embargo, hará que las plantas produzcan cogollos más pequeños y que el rendimiento sea menor que en los dos casos anteriores. Si te preguntas por qué algunos cultivadores de cáñamo deciden utilizar este programa es porque evita el estrés térmico y porque permite cultivar plantas autoflorecientes junto a plantas de cáñamo fotoperiódicas.

Como puedes ver, cada programa tiene sus pros y sus contras, y es cada cultivador de cannabis quien debe decidir cuál elegir, en función de sus necesidades y medios.

Lee también: Tierra para plantas autoflorecientes: guía para elegir la adecuada

Para concluir

En los párrafos anteriores te hemos contado los secretos de los canapicultores experimentados a la hora de elegir las lámparas para las plantas autoflorecientes y hemos expuesto los pros y los contras de los principales programas de iluminación, por lo que deberías tener una idea bastante clara de lo que debes hacer.

Le recordamos que este artículo es meramente informativo, y que el cultivo de cannabis sigue estando prohibido en Europa (a menos que cuente con una autorización oficial).

Dicho esto, si te fascina el mundo del cáñamo y te gusta coleccionar semillas de marihuana de las mejores genéticas, visita nuestra tienda online SensorySeeds. En nuestra tienda puedes elegir entre semillas feminizadas, autoflorecientes y rápidas BSF.

¿A qué esperas? Explore nuestra tienda electrónica hoy mismo. Hasta pronto.