Principios básicos de la fase vegetativa en plantas de cannabis outdoor

Fase vegetativa de las plantas de cannabis: principios básicos en el cultivo exterior

Fase vegetativa en exterior: aquí están todos los detalles principales de la fase de crecimiento de las plantas de cannabis cultivadas al aire libre.

Las plantas de cáñamo se pueden cultivar tanto en exteriores como en interiores.

En los cultivos de interior, la temperatura, la humedad y la exposición a la luz se imponen artificialmente, mientras que en el exterior se confía en los ritmos de la naturaleza y se hace frente a los parásitos y otros factores externos.

En este artículo puedes encontrar la información principal sobre la fase vegetativa al aire libre

Explicamos por qué es importante comenzar con las semillas de cannabis adecuadas para que las plantas se desarrollen al máximo durante este período, qué considerar y cómo proceder con respecto al riego y la fertilización.

Estos son los principios básicos de la fase vegetativa al aire libre.

Fase vegetativa: significado y nociones principales.

La fase vegetativa de una planta de cannabis, también abreviada a la fase “veg”, es el período desde la germinación de las semillas de marihuana hasta el inicio de la floración, y es un período de crecimiento muy rápido y explosivo.

Inicialmente, las semillas dan lugar a las plántulas, que constan de dos cotiledones y un tallo muy corto. 

Periodo previo a la fase vegetativa en exterior.

Luego nacerán las primeras hojas verdaderas y en unas pocas semanas (generalmente 2 o 3) se desarrollarán hojas de abanico, las hojas más grandes que están diseñadas para absorber la mayor cantidad de luz posible para proporcionar energía a la planta (fotosíntesis).

Este último es el verdadero comienzo de la fase vegetativa.

Dependiendo de la variedad de la planta, la composición genética y el objetivo de los cultivadores, la fase vegetativa puede durar solo 3 meses o incluso 16 y la planta en sí se desarrolla de manera diferente.

Las cepas con dominancia sativa alcanzan alturas bastante altas, pero no desarrollan tantas ramas laterales, las plántulas nacidas de semillas autoflorecientes, por otro lado, se mantendrán más pequeñas (piensa también en las autoflorecientes pequeñas). 

En definitiva, cada variedad tiene unas características específicas que se destacan durante este período y todo cultivador de cáñamo debe conocerlas para obtener las mejores cosechas.

Si las plantas durante la fase vegetativa crecen exuberantes, fuertes y sanas, de hecho, ya existen buenos puntos de partida para obtener inflorescencias de calidad.

Lee también: Guía básica para el cultivo de interior: aquí hay 5 puntos clave.

Fase vegetativa exterior: qué considerar para mantener las plantas sanas.

Para asegurarse de que el crecimiento vegetativo de las plantas de cáñamo cultivadas al aire libre se lleve a cabo de la mejor manera, es importante comenzar con las semillas de cáñamo adecuadas.

Algunas variedades, de hecho, son más adecuadas para determinadas zonas climáticas, son más resistentes a los parásitos y necesitan determinadas horas de sol, mientras que otras variedades, en cambio, crecen mejor en cultivo interior.

Comencemos con el factor de resistencia.

Antes de decidir si plantar semillas feminizadas, autoflorecientes o de cualquier otra variedad, los cultivadores de cannabis deben asegurarse de que están tratando con una variedad de cannabis que pueda lidiar mejor con los ataques de insectos y parásitos que nos podemos encontrar en el aire libre.

Plantar las variedades adecuadas les permitirá utilizar menos insecticidas.

En este sentido, una gran elección son las variedades ricas en tricomas, que actúan como repelentes de insectos y además son capaces de autorregularse mejor según las variaciones de temperatura.

En cuanto al clima, las plantas que dan lo mejor de sí mismas en cultivos de exterior donde el clima es tropical son aquellas con predominio sativa, las que rinden más donde el clima es más cálido y árido son las de tipo indica.

Las plantas nacidas de semillas autoflorecientes BSF, en cambio, gracias a su ciclo de crecimiento muy corto, pueden permanecer en excelentes condiciones durante el crecimiento vegetativo incluso donde el clima es más frío.

En cuanto al tiempo de crecimiento en exterior, es necesario confiar en los intervalos de tiempo máximos, es decir que hay que considerar cuánto dura la fase vegetativa de una variedad determinada de cáñamo para poder alcanzar la fase de floración en otoño.

Por ejemplo, si se trata de un tipo de planta caracterizada por una fase vegetativa de unos 5 meses (como los fotoperiódicos), es necesario plantar las semillas 5 meses antes del otoño.

En cambio, sí se trata de una planta que necesita solo 2 meses para llegar a la marihuana a floración rápida (como la autofloreciente), para que las flores lleguen en otoño tendrás que plantarla 3 meses después que las anteriores.

Por supuesto también es posible personalizar el tipo de crecimiento de cada variedad. 

No es casualidad que algunos cultivadores de cáñamo alarguen la fase vegetativa de las variedades más rápidas (como las que nacen de semillas rápidas), o si se ocupan de plantas de tipo sativa las hacen más pequeñas y tupidas gracias a la técnica de la poda.

Sin embargo, para poder alcanzar una floración exuberante, es necesario conocer lo más posible tanto sobre las plantas como sobre el entorno circundante.

De hecho, en exterior, a diferencia de los cultivos de interior, nos apoyamos en los ritmos de la naturaleza y es bueno estar preparados para cualquier eventualidad.

Fase vegetativa exterior prefloración.

Riego y uso de fertilizantes durante la fase vegetativa exterior.

Para poder gestionar mejor la fase vegetativa exterior de las plantas de cáñamo, además de todo lo que hemos enumerado en el párrafo anterior, también es importante prestar atención a los niveles de riego y fertilización.

En primer lugar, hay que aclarar que para que la planta de cannabis pueda absorber todos los nutrientes de la mejor forma posible y pueda crecer fuerte y exuberante, al inicio de la fase vegetativa es importante trasladarla a macetas más grandes. 

De esta forma, el sistema radicular tiene la posibilidad de expandirse libremente (sin enredarse, bloquear el crecimiento) y absorber toda la nutrición que la planta necesita.

En la fase inicial es importante no regar demasiado las plantas jóvenes, porque son capaces de absorber pocos líquidos, por lo que una dosis excesiva de agua podría provocar la pudrición de las raíces.

A medida que la planta crece, se puede aumentar la dosis.

Es imposible proporcionar datos precisos sobre las plantas de cáñamo en general, de hecho, varios factores pueden afectar cada cultivo de exterior, que van desde las temperaturas, la humedad externa hasta el tipo de sustrato utilizado.

Lo que es importante destacar, sin embargo, es que siempre es mejor no exagerar con el riego.

Esto se debe a que cuando una planta se ha marchitado porque necesita más agua es posible reponerla aumentando la dosis, mientras que si está sufriendo demasiada humedad es muy difícil recuperarla.

En cuanto a la fertilización, el ingrediente principal durante la fase vegetativa es el nitrógeno, de hecho, los cultivadores de cáñamo utilizan principalmente productos NPK orgánicos (nitrógeno, fósforo y potasio) con las proporciones 2: 1: 1.

Eso sí, la administración de fertilizantes también debe tener en cuenta la salud de la planta y es recomendable no excederse en las dosis.

Cuando las hojas están verdes y vitales, significa que la planta tiene la nutrición adecuada, si en cambio son amarillas y tienden a caer, algo anda mal y podría ser exceso de fertilización o mala nutrición.

Para asegurarse de que la fase vegetativa de los BSF seeds se desarrolle de la mejor manera posible, por lo tanto, es mejor proceder gradualmente y aumentar las dosis de fertilizante solo si es necesario.

Lee también: Cómo trasplantar una planta de marihuana: características y atenciones necesarias para un trasplante perfecto

Para concluir.

Estas son las principales nociones sobre la fase vegetativa al aire libre.

Estas son nociones tan simples como importantes, que, como has podido leer, dependen principalmente de la elección de las semillas adecuadas.

Comprar semillas de marihuana de la variedad ideal para cada contexto puede marcar una gran diferencia en el rendimiento y la salud de tus plantas de marihuana durante la fase vegetativa y, en consecuencia, también en la fase de floración y cosecha.

Después de esta información en profundidad, te recordamos que España las leyes de cultivo son extremadamente minuciosas, y no te recomendamos que lo hagas si no las conoces bien o mientras no tengas la autorización.

Sin embargo, si te encanta coleccionar las mejores semillas de esta planta con mil propiedades, te invitamos a visitar nuestra tienda Sensoryseeds.es.

¡Compra los productos que prefieras y completa tu colección!

¡Hasta pronto!