Ventilación del grow box: porque la circulación del aire es vital

La importancia de la ventilación en el armario de cultivo

Garantizar una ventilación adecuada para los cultivos de interior es fundamental para la supervivencia de las plantas. Aquí es cómo puedes asegurarte de que siempre reciban aire fresco

Cuidar las plántulas contenidas en una caja de cultivo puede ser complicado y, aunque en España el cultivo de cannabis está prohibido, es posible que te interese conocer cómo trabajan los expertos de la industria en los países donde esta actividad está permitida.

Para cuidar el crecimiento de una planta de cáñamo, de hecho, es necesario tener en cuenta algunos aspectos importantes, como el de la ventilación de la caja de cultivo. Si no se garantiza un intercambio constante de aire, de hecho, las plántulas del cultivo pueden morir debido a enfermedades o plagas.

En este artículo, explicaremos por qué los cultivadores de interior deben tener cuidado de garantizar una ventilación adecuada y cómo se puede permitir que las plantas reciban cantidades adecuadas de CO2 y calor dentro de la caja de cultivo.

Plantas de cannabis cultivadas en interior

Ventilación de la caja de cultivo: ¿por qué las plantas necesitan aire fresco?

Las plantas de cannabis necesitan aire fresco por dos razones principales:

  • para la fotosíntesis: que les permite transformar la luz atmosférica, el agua y el dióxido de carbono en alimentos;
  • para respirar: las plantas utilizan el aire para transformar la glucosa y el oxígeno de la fotosíntesis en energía para alimentar su crecimiento.

Sin aire fresco, las plantas de cannabis literalmente morirán de hambre. Pero antes de que esto suceda, la falta de ventilación en la caja de cultivo creará un caldo de cultivo para patógenos y plagas. Sin una ventilación adecuada, el aire caliente y viciado se acumula alrededor de las plantas, creando un ambiente cálido y húmedo que a muchos parásitos y plagas les encanta.

La ventilación adecuada ayuda a garantizar un cultivo de interior saludable y exitoso. Un suministro constante de aire fresco proporciona a las plantas niveles adecuados de CO y controla la humedad para evitar que el moho se convierta en un problema. Por lo tanto, prestar atención a la circulación del aire es fundamental para la supervivencia de las plántulas de cannabis.

Lees también: Recortar cannabis: por qué es esencial hacerlo de la manera correcta

No existe una solución estándar para garantizar la recirculación del aire en la caja de cultivo

Dependiendo del tamaño del cultivo, la simple apertura de una ventana puede ser suficiente para garantizar la recirculación del aire, mientras que las operaciones a gran escala requerirán inevitablemente ventiladores y aspiradores.

Si las plantas se cultivan al aire libre, esto no es un problema para preocuparse: en este caso habrá aire fresco en abundancia. Pero si se pasa al cultivo en interiores, se necesita otra forma de suministrar este aire que contiene tanto oxígeno como CO para nuestras plantas.

Una segunda razón igualmente importante para la ventilación es la eliminación de calor. Cuando la temperatura se vuelve demasiado alta, el crecimiento se ve obstaculizado: en un ambiente excesivamente caliente, la planta puede experimentar una condición que para nosotros los humanos es la fiebre, reduciendo el flujo de linfa y causando un retraso en el crecimiento.

No existe una solución estándar para el aire fresco y la demanda depende en gran medida del volumen del espacio de cultivo medido en metros cúbicos. En principio, cada 2-3 minutos se debe refrescar todo el espacio de cultivo.

Frascos con plántulas de cannabis cultivadas en su interior

¿Ventilación eléctrica o manual? La elección depende del tamaño del cultivo

Las plantas sintetizan los nutrientes del dióxido de carbono y el agua durante la fotosíntesis, pero en una planta interna, el cultivo puede terminar agotando este importante recurso. Un suministro ininterrumpido de aire fresco desde el exterior permite a las plantas obtener el CO2 necesario para seguir produciendo alimentos y el mantenimiento de niveles óptimos de dióxido de carbono favorece el desarrollo y el rendimiento del cultivo.

No hay que olvidar que, a través de la transpiración, las plantas liberan agua a la atmósfera. Este proceso puede hacer que una caja de cultivo esté húmeda con una mala ventilación, convirtiéndola en un caldo de cultivo para las plagas. El ambiente húmedo también conduce a un aumento de la temperatura y esto podría debilitar el cultivo.

Un sistema de ventilación eficaz es capaz de expulsar el exceso de humedad, manteniendo un suelo adecuado para alentar a las raíces de las plantas a absorber el agua rica en nutrientes. De esta manera tendrás un cultivo más saludable.

En campo abierto, entonces el viento soplaría sobre las plantas y el balanceo las ayudaría a construir un tallo capaz de sostenerlas, incluso cuando llevan frutos o semillas. Un sistema de ventilación contribuye a recrear estas dinámicas que permiten ayudar a las plantas a sostener los brotes durante la maduración.

Para obtener estos beneficios, un sistema de ventilación debe estabilizar los niveles de temperatura y humedad y proporcionar a las plantas CO2 para la fotosíntesis.

Existen principalmente dos posibilidades para favorecer la recirculación del aire:

  • Con la ventilación manual es posible cubrir un espacio en el que se encuentran pocas plantas, permitiendo al cultivo tener acceso al aire fresco durante algunas horas al día. En este caso, basta con dejar una puerta o una ventana abierta durante un cierto período de tiempo y, si no se considera suficiente, siempre se puede hacer la prueba del olfato: si al entrar en la habitación se percibe un olor rancio, entonces puedes estar seguro de que ha llegado el momento de abrir una o dos ventanas y refrescar el aire manualmente.
  • En cambio, la ventilación eléctrica implica el uso de un aparato alimentado eléctricamente, que va desde el simple ventilador de baño hasta los ventiladores industriales, según el tamaño del espacio y el número de plantas.

Lea también: Comestibles de cannabis: qué son y qué efectos tienen en el cuerpo humano

¿Ventilación insuficiente? Podría frustrar los esfuerzos de los cultivadores

En este artículo hemos visto uno de los aspectos fundamentales que hacen posible el cultivo de cannabis en interior, es decir, la ventilación. Este es un aspecto muy importante a tener en cuenta para aquellos que deciden cultivar sus propias plantas de cáñamo en un país donde esta actividad está permitida por la ley.

No garantizar la correcta circulación del aire podría, de hecho, frustrar los esfuerzos del cultivador, haciendo que las plantas estén sujetas a los ataques de los parásitos y más propensas a contraer enfermedades. La ventilación depende del tamaño de la caja de cultivo y, si para las más pequeñas puede ser suficiente abrir las ventanas durante unas horas al día, entonces hay casos en los que es fundamental invertir en un sistema para el cambio mecánico de aire, o en un sistema de ventilación eléctrica.

Si el mundo del cannabis te fascina, pásate por nuestra página web Sensoryseeds. Encontrarás muchos productos y curiosidades sobre las semillas de marihuana.