Qué hacer si las semillas no germinan: 3 consejos prácticos

semillas de marihuana no germinadas

Aquí hay que hacer si tus semillas no germinan.

Las semillas de cannabis son organismos vivos reales y, como tales, son susceptibles a muchos factores ambientales, como la luz, la humedad y la temperatura. Si te estás preguntando qué hacer si las semillas no germinan, tal vez necesitas una actualización de lo que dice la ley al respecto.

La venta y posesión de las semillas es totalmente legal en nuestro país, ya que no contienen ningún rastro de THC. Sin embargo, si las semillas de cáñamo germinan, darían vida a una planta capaz de producir inflorescencias con una alta tasa de tetrahidrocannabinol. Esto en muchos países se considera ilegal.

Las semillas de marihuana que puedes comprar en línea en tiendas como Sensory Seeds, son puramente coleccionables y pueden usarse para fines que no incluyen la germinación, como por ejemplo para colección. Sin embargo, en algunas ciudades de España, el cultivo de semillas de cáñamo es legal para uso personal.

Ahora veamos 3 consejos prácticos para proteger la salud de las semillas que quieras hacer germinar (donde se permite el cultivo casero de cáñamo).

1) ¿Cuáles son las semillas que no brotan? Así es como puedes reconocerlas antes de cometer un error.

semillas de cannabis no germinadas

Las causas de una germinación fallida de las semillas de marihuana son numerosas y no siempre es fácil reconocer la causa: sin embargo, existen señales que pueden hacer que identifiques aquellos especímenes que probablemente causen problemas. La conservación inadecuada es una de estas y puede ser la base de la inactividad de tus semillas, que no germinan porque en realidad ya están muertas.

Esto puede suceder en el caso de que hayas comprado tus semillas de cannabis en sitios poco confiables que venden artículos viejos por productos de rebaja. Las semillas que no germinan pueden haber cambiado de color y volverse considerablemente más oscuras o tener una pátina blanca en la extremidad redondeada; además, si abres la semilla, notarás que el embrión se ha vuelto blando.

Por esta razón, te aconsejamos que siempre verifiques la salud de las semillas tan pronto como estén en tus manos, especialmente si generalmente compras tus semillas de cannabis en línea. En este caso, solo debes recurrir a tiendas confiables como Sensory Seeds, que te garantizan el buen estado de salud de los productos en su propio escaparate.

Lee también: Semillas feminizadas autoflorecientes: esto es lo que necesitas saber para elegir las correctas para ti

2) ¿Quieres intentar germinar una semilla vieja? Esto es lo que puedes hacer.

Si una semilla de cannabis obviamente vieja ha llegado a tus manos o si has intentado de plantarla y no ha pasado nada, puedes intentar hacer un esfuerzo desesperado por resolver la situación. Hay 4 formas de proceder y son las siguientes:

  • Remojar las semillas con agua mejorada
  • Frotar la cáscara de la semilla (escarificación)
  • Cortar el empalme que cierra la semilla (rafe)
  • Diseccionar la semilla

El primer intento para probar entre estos es indudablemente sumergir las semillas de cannabis no germinadas en un recipiente con agua con gas o, mejor aún, enriquecida con ácido fúlvico o con potenciadores de cultivo. Hay que mantener la solución a una temperatura de 20 ° -22 ° y proteger de la luz durante 12 horas: de esta forma, podrías conseguir que la humedad penetre en el caparazón deshidratado y ofrecer la fuerza inicial para desarrollarse al embrión, pero hay que tener cuidado a no pasarse de 24 horas de remojo.

Si después de este intento, la semilla no muestra signos de vida, puedes pasar a la escarificación de la cáscara, osea a su abrasión para crear surcos que faciliten el paso de la humedad hacia el embrión. Hay que insertar un poco de papel de lija en un recipiente, fijarlo con cinta adhesiva y colocar adentro las semillas de cannabis: después de cerrar la tapa, agitar el recipiente durante uno o dos minutos y luego intentar volver a sumergir las semillas en el agua durante unas horas. .

¿Aún nada? Toma un cuchillo con una hoja afilada y lisa y hazlo deslizar a lo largo de la unión de las dos mitades de la cáscara de la semilla, hasta que se retire: un rafe muchas veces puede crear dificultades al abrir la semilla y dejar salir la raíz. Si los primeros 3 intentos no han dado resultados, deja secar la semilla, procede a seccionar la cáscara con un bisturí estéril a lo largo de la ranura debajo del rafe e intenta que germine.

Si ni siquiera lograste ganar la batalla, desafortunadamente te verás obligado a dar la semillas a tus periquitos …

qué hacer con las semillas que no germinan

3) Todo lo que necesitas hacer para que no causes tu mismo la fallida germinación de las semillas de cannabis.

Hay muchas causas que hacen que una semilla de cáñamo no germine, incluida la infección por hongos. Estos tipos de moho pueden atacar tus semillas en los siguientes casos:

  • Suelo de mala calidad
  • Exceso de humedad
  • Riego demasiado abundante.
  • PH inapropiado
  • Ventilación deficiente
  • Temperaturas muy bajas

Las pautas para almacenar semillas antes de la plantación son muy estrictas:

  • Temperatura de 6 ° – 8 °
  • Humedad entre 20% y 30%
  • Mantener en la oscuridad
  • Evitar la oxigenación
  • Mantener la estabilidad de los parámetros anteriores.

Si sigues estas instrucciones torpemente, puedes encontrarte con el problema mencionado hasta ahora. Además, si los métodos extremos para lograr la germinación no han tenido éxito, puedes averiguar la infección de hongos por la apariencia líquida y amarillenta del embrión.

Otros problemas pueden surgir del uso de agua del grifo llena de cloro (es mejor dejar que evapore 24 horas antes de usar) o de romper la cáscara de la semilla debido a la presión, con que siempre debes tener mucho cuidado.

Lee también: Semillas de marihuana invernal: características y consejos para una cosecha perfecta

Reflexiones finales sobre semillas de marihuana no germinadas.

La mala germinación no siempre es tu culpa, ya que existen factores externos que hacen difícil o, a veces, imposible que ocurra. En algunos casos, el suelo utilizado puede haber sido un vector de hongos o su tipología no era la correcta, otras veces la falla es atribuible a un medidor de conductividad que funciona mal o está mal calibrado.

A veces, pasar por una germinación fallida es casi inevitable: en algunas circunstancias muy poco probables, es posible que no hayas hecho nada malo, pero tus semillas igualmente no germinarán.

Para hacer un breve resumen, las semillas de cannabis que no germinan pueden ser defectuosas debido a causas externas o un mal manejo en su conservación: si las semillas no germinan de inmediato, puedes intentar usar las técnicas que hemos mencionado en este artículo y esperar que funcionen.

Para comprar semillas de marihuana de alta calidad en línea, haz clic aquí y entra ya en Sensory Seeds: ¡recibirás semillas autoflorecientes BSF Seeds, semillas feminizadas y semillas de floración rápida en cápsulas de vacío, perfectamente conservadas y protegidas de cualquier agente externo!