Qué es la fertilización y cómo ocurre en el cultivo de cannabis.

Qué es la fertilización y cómo ocurre en el cultivo de cannabis.

LAS PLANTAS DE CANNABIS NECESITAN ALIMENTARSE ADECUADAMENTE, VEAMOS QUÉ TIPO DE FERTILIZACIÓN LAS AYUDA EN EL PROCESO DE CRECIMIENTO

Comprender cuál es la fertilización más adecuada para una planta es difícil, depende del tipo de suelo, de las etapas por las que pasa la planta, de la temperatura de un cultivo interior o exterior y de muchos otros factores.

En muchos lugares no es posible germinar las semillas, no está permitido por la ley  y las semillas de marihuana online, en la tienda Sensoryseed, son semillas para coleccionistas.

Sin embargo, los principios de los que hablaremos pueden aplicarse a prácticamente cualquier planta.

Algunos temen a los fertilizantes industriales porque pueden contener sustancias químicas que es mejor evitar.

Por lo tanto, muchos intentan reducir al mínimo el uso de productos químicos y, en primer lugar, proceden creando un entorno acogedor para el cultivo.

Además, las semillas de cannabis con genética de calidad son un buen punto de partida para obtener una planta sana y fuerte.

hojas de marihuana

No importa si son semillas feminizadas, autoflorecientes o el tipo de cannabis de rápida floración, lo importante es que la genética sea de primera elección, como en el caso de las semillas bsf (una conocida marca con la que colaboramos en Sensory).

Luego, cuando llega el momento en que un cultivador se da cuenta de que necesita nutrir el suelo y plantar de cierta manera, deberá estar preparado para tomar las decisiones más efectivas. Veamos cuales.

La fertilización básica para plantas de cannabis

Una planta de marihuana sana generalmente requiere tres elementos básicos en términos de fertilización. Gracias al nitrógeno, fósforo y potasio, cada planta alcanzará la cima de su crecimiento de forma deslumbrante.

Estos son elementos ya presentes en el suelo, pero cuidarlos en caso de necesidad significa apoyar y facilitar la interacción entre el suelo y la planta en la fase de desarrollo.

Estos tres nutrientes se utilizan para asegurar que la planta tenga raíces sólidas y produzca una hermosa cosecha de flores “animados”.

El nitrógeno es el elemento importante relacionado con el crecimiento de las hojas. El fósforo, por otro lado, favorece el crecimiento de cogollos prósperos.

Lee también: Autoflorecientes más rápidas: ¡En el desafío entre las variedades más productivas, hay un ganador!

Finalmente, el potasio es el factor que ayuda a que la planta se desarrolle en su conjunto, haciéndola vital y resistente.

Entonces, como dijimos antes, aunque el suelo esté realmente mezclado con estos tres nutrientes, hay que estar atentos a las señales que envía la planta, especialmente durante las primeras tres semanas: observar el color, el olor y cuidar el hecho de que siga vital.

Luego, a medida que la planta crece, necesitará otros nutrientes. Hasta que no haya comenzado a dar vida a las hojas, sin embargo, lo más importante para la fertilización es equilibrar las dosis de fósforo, potasio y nitrógeno al 20%.

fertilización en un cultivo de cannabis

¿Fertilización industrial o artesanal?

La primera pregunta que surge de quienes quisieran utilizar fertilizantes pero prefieren evitar los productos químicos, se refiere a la decisión de producir nutrientes “caseros” o de comprar nutrientes profesionales.

Ciertamente producir nutrientes con tus propias manos significa utilizar materiales cuya calidad y origen son conocidos. También es cierto que sería mucho más fácil comprar lo que necesitas sin tener que gastar demasiada energía en aprender mil cosas nuevas, teniendo en cuenta también que las plantas constantemente tienen necesidades diferentes.

Además, contar con producciones profesionales permite evitar posibles errores y eventos inesperados, como los de las diversas reacciones químicas, que pueden ocurrir cuando las sustancias se mezclan accidentalmente de forma incorrecta.

Especialmente en el caso de los novatos, el hecho de que alguien ya haya pensado en todo (que componentes usar, en qué dosis, para qué períodos …) elimina preocupaciones de todo tipo sobre cómo alimentar la planta.

Nunca pasar por alto los detalles

La verdad es que hay tantos métodos naturales, pero también tantos productos industriales bien hechos, que hay mucho donde elegir. Muchos productores expertos de todo el mundo han creado todas estas técnicas de fertilización, así como los productos.

El consejo que creemos que podemos darte, en Sensory Seeds, es que no compliques demasiado las cosas, simplemente considerando tus conocimientos y condiciones generales.

Lee también: Semillas coleccionables: las 3 variedades de semillas coleccionables más compradas en 2020 en Sensoryseeds.

En cualquier caso, tanto si estás elaborando fertilizantes, como si eliges los producidos a nivel industrial, siempre tendrás que cuidar el suelo.

Lo primero en lo que pensar, incluso antes de pensar en fertilizantes, es: regar la planta correctamente.

Dejando de lado la fertilización, sin una técnica de riego eficaz, ninguna planta puede prosperar.

El hecho de que las plantas necesitan agua es algo trivial, pero a menudo se cometen errores innecesarios con respecto a este elemento esencial.

El agua tiene muchos propósitos y uno de ellos es transportar compuestos nutrientes desde las raíces hasta las hojas. Dada su importancia, los cultivadores novatos podrían cometer el error de regar las plantas muy poco o con demasiada frecuencia. Para evitar problemas de este tipo, es mejor ocuparse de una cosa a la vez y en primer lugar las cosas prioritarias, como el riego.