¿Germinar semillas de cannabis?

¡Es por eso que cultivar semillas de cannabis puede ser un problema!

Los motivos por los que el cultivo de semillas de marihuana puede ser un problema

Germinar semillas de cannabis y cultivar una planta de cáñamo es el deseo de muchos amantes de la marihuana, pero antes de hacerlo sería bueno saber qué dice la ley al respecto. En Europa, de hecho, la venta y compra de semillas de cáñamo es legal, pero en algunos países, no está permitido que germinen.

El problema es que las semillas de cáñamo no contienen THC, por lo que no pueden entrar en esa categoría de productos con un alto contenido de tetrahidrocannabidiol y, por lo tanto, tampoco pueden considerarse ilegales.

Por lo tanto, las semillas de marihuana son legales en gran parte de Europa, al igual que las semillas de otras plantas comunes, ya que ellas mismas no tienen efecto dopante. El problema surgiría si las dejas germinar, ya que la planta de cáñamo nacida produciría inflorescencias ricas en THC, mucho más allá de lo permitido.

Sin embargo, en muchos países, como España, se tolera el cultivo de semillas de marihuana en casa para consumo personal pero no su uso gratuito en la calle, ni la venta de los productos derivados de dicha germinación, acto que puede traer consecuencias penales.

Cultivo rudimentario de semillas de marihuana

Dicho esto, veamos cuáles son los principales métodos para germinar semillas de cáñamo, en los países donde está permitido.

Germinación de semillas de cáñamo en algodón: una técnica clásica, pero con considerables riesgos

Uno de los procedimientos más utilizados para germinar semillas de marihuana, y cualquier otra planta, es colocarlas dentro de una bola de algodón, humedeciéndola con agua. Desde cierto punto de vista, este método permite vigilar perfectamente la germinación de las semillas de cáñamo, pero también conlleva riesgos.

De hecho, debes saber que las primeras raíces de las semillas de cannabis están cubiertas de filamentos microscópicos muy delicados y pasar del algodón al sustrato podría dañarlas irreparablemente. Para evitar esto, debes tener mucho cuidado y usar pinzas para hacer la transición del algodón a la olla.

En cualquier caso, si has decidido utilizar este método, es absolutamente necesario que tomes algunas precauciones, entre las que se incluyen las siguientes:

  • Evita aplastar el algodón sobre la semilla.
  • Asegúrate que el algodón esté siempre húmedo, pero no empapado en agua.
  • Mantén una humedad constante
  • Mantén las semillas en la oscuridad
  • Mantén las semillas calientes

Las semillas de cannabis tardan un tiempo variable en germinar, dependiendo de la variedad a la que pertenezcan, desde 24 horas hasta unos pocos días. La forma más fácil de mantenerlas calientes y húmedas es ponerlas en un armario cerrado cerca de una fuente de calor, tal vez improvisando una caja de cultivo con una bolsa de plástico con agujeros, que se quitará una vez que salga el brote.

Lee también: ¿Es posible el cultivo de semillas de cannabis automáticas sin riesgo?

Germinación de semillas de marihuana directamente en el sustrato: ventajas y desventajas

Semillas de cannabis germinadas

Otra técnica barata y sencilla para germinar semillas de cannabis es colocarlas directamente en el medio de cultivo. Si decides utilizar este procedimiento, coloca las semillas de cáñamo a una profundidad mínima, 1 centímetro como máximo y sin compactar la tierra por encima de ellas: es importante que el brote no encuentre resistencia para salir.

Como en el caso de las semillas de cáñamo en algodón, deben almacenarse alejadas de la luz y en un lugar cálido, por lo tanto, dentro de una caja de cultivo o en un armario cerrado, colocadas cerca de una fuente de calor. El sustrato debe mantenerse húmedo, pero no demasiado empapado, para evitar que las semillas de cáñamo se pudran.

Si has optado por cultivar semillas de cannabis autoflorecientes, es decir, de las que dan vida a una planta de cáñamo con floración automática en función de la edad, puedes iniciar su germinación en cualquier época del año. Sin embargo, lo que debes hacer para asegurarte de que la cosecha sea exitosa es proporcionarle la cantidad adecuada de calor incluso en las estaciones más frías, quizás usando la luz de una lámpara dirigida a la semilla.

Plantar semillas de marihuana directamente en el sustrato no implica mayores contraindicaciones, salvo, precisamente, para evitar “estresar” las semillas al compactar excesivamente el sustrato. También debes evitar añadir nutrientes al sustrato en las dos primeras semanas, ya que las semillas de cannabis ya tienen todas las sustancias que necesitan para germinar.

La mayor ventaja de este método es, sin duda, el hecho de que ya se encuentran en su hogar definitivo. Evitar tener que moverlas ahorra, de hecho, causar un daño irreparable a las raíces nacidas y someter el brote a un trauma o estrés: en definitiva, es una técnica bastante segura, ampliamente adoptada en los cultivos domésticos.

Lee también: Semillas de cannabis legales y no legales

Germinar semillas de cannabis en mini jiffies: que son y para qué sirven

Otra técnica para germinar semillas de marihuana, más profesional que las anteriores, es utilizar macetas jiffy. Pero, ¿qué son los jiffies?

Se trata de discos de turba deshidratados, de varios tamaños, creados específicamente para la germinación de las semillas de cualquier planta, incluidas las semillas de cáñamo. Su coste es bastante insignificante y es un método muy utilizado en cultivos industriales, ya que brinda excelentes garantías en la germinación de semillas.

Utilizarlos es muy sencillo, basta con sumergirlos en agua tibia con un PH entre 6 y 7, a ser posible enriquecida con un estimulante radicular, y, una vez inflados, dejar que escurran bien sin apretarlos. Una vez hecho esto, deberás colocar la semilla de marihuana en el agujero especial y presionar para que se hunda alrededor de medio centímetro.

En este punto, simplemente coloca los jiffies con semillas de cáñamo en una caja de cultivo o en un lugar oscuro y cálido y espera a que emerjan los primeros brotes. Siempre hay que vigilar el nivel de humedad de los jiffies, evitando que se sequen, especialmente en las primeras 48 horas, eventualmente añadiendo agua, pero sin remojarlos en exceso.

Una vez que nacen las plántulas de cannabis, puedes transferir el jiffy directamente al sustrato: si se trata de semillas de marihuana autoflorecientes es mejor pasar directamente a la maceta final, si en cambio, has germinado semillas de cáñamo feminizadas puedes optar primero por una maceta más pequeña. En definitiva, si quieres hacer las cosas bien, utilizar discos jiffy es sin duda uno de los mejores métodos para germinar semillas de cannabis.

Reflexiones finales sobre la fase de germinación de las semillas de cáñamo.

Como habrás adivinado, la germinación de semillas de maría es una fase muy delicada del cultivo de cannabis, en la que te enfrentas a un brote muy frágil. Por tanto, será muy importante seguir las instrucciones que has leído en este artículo y tener siempre bajo control estos tres factores:

  • Humedad
  • Luz
  • Temperatura

Generalmente, independientemente del método que elijas para germinar las semillas de marihuana, si mantienes la temperatura constante a 25 °, la humedad adecuada y el cultivo en la oscuridad, tus semillas de cannabis darán vida a brotes sanos.

Pero, ¿dónde comprar semillas de cáñamo de alta calidad? Por supuesto en Sensoryseeds, nuestra tienda online de semillas de marihuana. En nuestra web encontrarás muchas variedades de semillas de cáñamo y podrás elegir las que más te inspiren entre:

¿A qué esperas entonces? ¡Haz clic aquí y compra las mejores semillas de cannabis del mercado online!