Estaciones del año y semillas de cannabis: características de las semillas autoflorecientes.

SEMILLAS DE CÁÑAMO INVERNALES

Todo lo que necesitas saber acerca de las semillas autoflorecientes invernales.

No todas las semillas de marihuana son creadas iguales. Hay semillas normales y corrientes, semillas feminizadas, semillas autoflorecientes y de florecimiento rápido, de las cuales crecerán plantas que florecen mucho más rápido que cualquier otra. Lo que sí tienen en común es que todas prefieren temperaturas entre 20 y 28 grados.

Si estás pensando en cultivar plantas de cannabis, es importante que sepas que no cualquier planta de marihuana es capaz de sobrevivir el invierno, suponiendo que tus inviernos sean de menos de 10 grados. Pero algunas variedades de cannabis sí son capaces de resistir temperaturas sostenidas por debajo de los 10, 15 grados. Estas plantas podrían llamarse no solo autoflorecientes, sino también invernales.

Lee también: 5 consejos que debes saber sobre semillas feminizadas autoflorecientes de interior de alto rendimiento.

¿Qué son las semillas autoflorecientes invernales?

semillas de marihuana invernales

No es que existan semillas de marihuana que florecen sólo en invierno; Este término se usa más bien porque estas semillas son de las pocas que germinan plantas capaces de resistir, y hasta florecer, en las bajas temperaturas de invierno. Estas semillas son siempre de la variedad autofloreciente.

La razón por la que estas plantas son capaces de aguantar temperaturas de hasta cero grados sin consecuencias demasiado serias es que estas semillas son el resultado de un híbrido. El híbrido se obtiene de alguna de las dos plantas de marihuana -Sativa o Indica- con un tipo de planta de cannabis especialmente resistente y fuerte: La Ruderalis. Ya que el híbrido se hace con semillas feminizadas, el resultado son semillas no solo autoflorecientes, sino también feminizadas.

La Ruderalis es la variedad más silvestre e indómita de todas, y es capaz de adaptarse tanto a temperaturas altas como a temperaturas bajas. Además, es especialmente resistente a los ataques de insectos, hongos, y etc. Crecen salvajes en su mayoría en Europa central y del este. Pero lo más impresionante es que en Rusia hay crecimientos salvajes de Ruderalis de kilómetros de expansión, en zonas donde los inviernos bajan más allá de los cero grados.

Pero la resistencia a temperaturas bajas no es la única peculiaridad de estas plantas. Aquí algunas de las características de las plantas autoflorecientes:

  • Son de corta estatura. Es más, suelen ser llamadas “enanas”. Por esta razón son preferidas para crecer en interiores.
  • Resistencia a pestes y a condiciones poco favorables. Esta cualidad las hace perfectas para cultivar tanto en interiores como en exteriores (Te recordamos que en países como Inglaterra es ilegal germinar estas semillas de cáñamo. Aún así, pueden ser adquiridas como objeto coleccionable).
  • Florecimiento independiente de la estación del año. Estas plantas florecen de acuerdo no a la estación del año, sino a su edad.
  • Períodos de florecimiento y maduración muy cortos. El florecimiento comienza tan pronto como de 2 a 4 semanas luego de la germinación, mientras que las flores pueden estar maduras en 10 semanas.
  • Mediana cosecha. Debido a su tamaño, estas plantas no suelen dar cosechas tan grandes como otras, aunque sigue siendo una cosecha formidable para su tamaño.

Las plantas autoflorecientes se adaptan bien tanto a ambientes interiores como exteriores. Son increíblemente resistentes y crecen perfectamente durante los inviernos más fríos. Se han registrado plantas que han soportado temperaturas hasta quince grados bajo cero, aunque se debería evitar exponerlas a tales temperaturas si es posible.

Crecer cualquier tipo de planta, incluso estas autoflorecientes invernales, en temperaturas bajo cero, es difícil e impredecible.

Lee también: Semillas autoflorecientes rápidas para interiores: Tres variedades que no te puedes perder

Las desventajas de cultivar en exteriores durante el invierno.

Lee también:

Aunque las plantas autoflorecientes se adaptan a muchos tipos de clima diferentes, esto significa que la cantidad y calidad de la cosecha vaya a ser la misma en cualquier tipo de clima. Normalmente aquellos que desean crecer estas semillas en exteriores lo hacen en macetas para poder transportar las plantas bajo techo en caso de condiciones climáticas poco favorables.

No solo es necesario considerar eventos climáticos como lluvias, sino también las temperaturas a las que son expuestas bajo el sol y durante la noche.

Una planta autofloreciente que es sujeta a temperaturas muy bajas puede tardar más de lo normal en florecer. También podría verse afectado el tamaño de la cosecha.

No solo las bajas temperaturas son capaces de dañar las plantas: También hay que tener en cuenta ciertos factores como la humedad, o las bajas temperaturas en las mañanas capaces de congelar el rocío y dañar así nuestras plantas.

La solución ideal en invierno (en países donde sea legal el cultivo de cannabis como España y no Inglaterra) es alternar entre exteriores e interiores. Planta en macetas de manera que, si el clima se muestra inclemente, puedas transferir tus plantas a un sitio seguro hasta que las condiciones hayan mejorado.