Semillas de cannabis autoflorecientes: trucos para una perfecta conservación

Semillas de cannabis autoflorecientes conservación

Una pequeña lista de las cosas más importantes que hacer para conservar durante mucho tiempo las semillas de cannabis autoflorecientes.

Comprender las condiciones adecuadas, para que tu colección de semillas autoflorecientes se mantenga intacta y que se conserven las características de las semillas, es fundamental para todos aquellos que aspiran a llevar consigo semillas de marihuana, como si fueran amigos de hace tiempo.

Este no es un trabajo extraordinario, hacen falta unos pocos trucos útiles para aquellos que, viviendo en países donde la legislación lo permite, tienen la oportunidad de cultivar semillas de cannabis.

De hecho, a veces, en casos como el que acabamos de mencionar, es necesario conservar las semillas de marihuana de la forma más precisa hasta el momento oportuno, para luego poder utilizarlas. El proceso es el mismo para aquellos que solo pueden comprarlas para colección: aquí están nuestras sugerencias.

Almacenamiento de semillas de cannabis autoflorecientes en 4 pasos.

la preservación de las semillas autoflorecientes

Mantener con vida tus semillas de marihuana significa prestar especial atención a los siguientes factores:

  • Luz
  • Humedad
  • Higiene
  • Temperatura

Veamos ahora cada uno de estos 4 elementos específicamente.

Lee también: Que es un invernadero hidropónico y qué ventajas ofrece

Luz VS. Semillas autoflorecientes

Hablando de calidad, en el caso de que las semillas de cannabis se expongan a un poco de luz (la luz ambiental) no hay problema, mientras que hay que evitar absolutamente exponerlas a la luz solar directa.

De hecho, los rayos ultravioleta también son problemáticos para el sistema tegumentario del hombre, así que se puede comprender el efecto que tienen sobre la fragilidad de una semilla.

Paradójicamente, el mismo factor fundamental para su sano crecimiento (el sol), se convierte en el peor enemigo, pues podría provocar una germinación prematura. Por lo tanto, lo mejor es mantener las semillas de cáñamo en la oscuridad, por ejemplo, en una caja dentro de un cajón, una cuna casi perfecta para una semilla dormida.

O casi … porque …

Humedad: el mejor asesino para una semilla de cannabis.

humedad y semillas autoflorecientes

Mantener las semillas autoflorecientes alejadas de los espacios luminosos es el primer paso para evitar que se sequen o broten (te recordamos que en muchos países está prohibido) pero no es el único. De hecho, existe otro peligro muy grave a tener muy en cuenta: la humedad.

Incluso la fórmula de “oscuridad + humedad” podría despertar la semilla, incluso si se trata de las mejores semillas autoflorecientes BSF, y por lo tanto tendrás que tratarlas como bebés en pañales. ¿No quieres que se despierten gritando de hambre?

El lugar donde elijas almacenar tu colección debe estar libre de humedad para mantener las semillas secas. Para este propósito, se pueden usar bolsas de sílice para “secar” el aire del ambiente alrededor de las semillas (antes de que la humedad asesina se encargue de tus joyas).

Las semillas de marihuana autoflorecientes pueden atraer invitados no deseados.

Asegurarse de que el lugar donde se deposita la semilla esté limpio es lo mínimo que se puede hacer. Pedimos disculpas por la aparente banalidad de la información pero aquí desde el blog de Sensoryseed no solo nos dirigimos a expertos en busca de más información, sino que también estamos hablando para principiantes.

La higiene del lugar destinado a depositar las semillas autoflorecientes es importante para alejar a posibles insectos(o incluso ratones) que con gusto se apoderarían de ellas, aunque sea por el simple hecho de que estén deambulando por sus extraños caminos.

Para no atraerlos de ninguna manera, os aconsejamos que utilicéis tierra de diatomeas como plaguicida natural, para poner alrededor del recipiente. Una precaución perfecta incluso si tienes mascotas muy curiosas como perros y gatos, ya que este producto no es absolutamente tóxico.

La temperatura es fundamental para conservar mejor las semillas autoflorecientes.

Otro paso clave para elegir dónde almacenar tu colección de semillas, ya sean semillas autoflorecientes, semillas floración rápida o semillas feminizadas clásicas, es controlar la temperatura. Hay que buscar un lugar fresco y mantener la temperatura lo más estable posible.

Alguien recomienda almacenar las semillas a 8-12 ° C, que no es exactamente la temperatura de casa durante el verano. Se puede necesitar refrigeración.

Sin embargo, lo fundamental es que las semillas no se coloquen en lugares donde se almacenan alimentos. Incluso si la nevera de casa estuviera constantemente oscura y desinfectada, las verduras podrían generar humedad.

Lee también: Marihuana Bonsai: Sí, realmente existe y puedes cultivar una

Compra las mejores semillas autoflorecientes en SensorySeeds.

Ahora que conoces los elementos fundamentales para el correcto almacenamiento de las semillas de cannabis autoflorecientes, puedes echar un vistazo al catálogo de Sensory Seed.

Las semillas autoflorecientes que ofrece nuestra tienda son muchas, entre ellas:

Antes que nada, queremos asegurarte que las semillas autoflorecientes de nuestra elección son de la más alta calidad, ya que proceden de algunos de los mejores bancos de semillas del mundo, cómo BSF Seeds.

Las precauciones sugeridas en este artículo también se aplican a semillas feminizadas y semillas rápidas y recuerda que (desafortunadamente) no existen semillas infalibles. Por tanto, es necesario buscar un lugar adecuado, fresco, seco, limpio, oscuro… y asegurarse de que la temperatura esté bastante controlada.

Piénsalo un momento y cuando encuentres el lugar adecuado, cómpralas y ¡nunca las muevas de allí!